Exponerse a la polución durante embarazo sube la presión sanguínea de bebés

Vivir durante el embarazo o la infancia en un entorno urbano con altos niveles de contaminación, ruido y una elevada densidad de edificios puede contribuir a aumentar la presión arterial en la infancia, según un estudio liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) y que se ha efectuado en Valencia, entre otras ciudades.

La investigación, que publica la revista Environment International, ha profundizado en el impacto que tiene el entorno urbano sobre la salud cardiovascular infantil analizando los datos de 4.279 menores participantes en el proyecto europeo HELIX y pertenecientes a seis ciudades europeas, Valéncia y Sabadell (España), Bradford (Reino Unido), Poitiers y Nancy (Francia), y Heraclio (Grecia).

PH: NYU Lagone Health

Los investigadores del ISGlobal, centro impulsado por la Fundación La Caixa, evaluaron diversos elementos del entorno urbano a nivel prenatal, es decir, en el lugar de residencia de las madres durante el embarazo y postnatal.

Los factores contemplados incluyeron el entorno construido, los espacios naturales, el tráfico, la contaminación del aire, el ruido, la meteorología y el índice de privación socioeconómica.

La presión arterial de niños y niñas se tomó cuando estos tenían entre cuatro y cinco años, para poder observar el efecto a largo plazo de los factores analizados.

Así, el estudio concluyó que los niveles más altos de contaminación atmosférica se relacionan con un aumento de la presión arterial infantil, sobre todo si la exposición se da durante los dos primeros trimestres del embarazo.

Según el estudio, un incremento de 9,1 mg/m³ del NO2 del aire se asoció con un aumento de 0,9 mmHg en la presión arterial diastólica de los menores (la presión arterial diastólica infantil sana ronda los 50-80 mmHg).

El valor que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido para proteger a la población de los efectos nocivos del NO2 es de 40 mg/m³, una cifra que ciudades como Barcelona o Madrid superan de manera habitual.

Los investigadores también han concluido que una densidad elevada de edificios se relaciona con una presión arterial más alta y que una buena conexión de transporte urbano se vincula con una presión arterial más baja.

«Estas asociaciones, que podrían reflejar cómo se mueven las personas por la ciudad, tal vez nos indican que una conectividad mayor promueve la actividad física en la población», ha comentado la investigadora del ISGlobal Charline Warembourg.

Según el trabajo, la exposición al ruido también parece relacionarse con un incremento en la presión arterial de los hijos.

Teniendo en cuenta estos resultados y, según concluye la investigación, uno de cada cinco niños viven en un entorno urbano con unos niveles de contaminación atmosférica, ruido, y de densidad de edificios que se relacionan con una presión arterial más elevada que los otros.

«Numerosos estudios demuestran que los niños con presión arterial elevada tienen más probabilidades de desarrollar hipertensión en la edad adulta», ha advertido Martine Vrijheid, líder del estudio y directora del programa de Infancia y Medio Ambiente de ISGlobal.

Vrijeheid ha destacado que este estudio ha evaluado por primera vez el efecto que tienen sobre la salud cardiovascular infantil numerosos factores relacionados con la urbanización.

«La apuesta por mejorar el diseño urbano y la planificación del transporte para mitigar las exposiciones ambientales adversas tiene el potencial de reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares en la edad adulta», han concluido los investigadores.

Fuente: ABC España

Publicado en Salud del niño | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

¿Por qué los chicos piden repetir el mismo cuento o película una y otra vez?

“¡Otra vez!” Un cuento, una película… Los niños no se cansan de ver o escuchar la misma historia una y otra vez. Y no solo eso, si no que la disfrutan y juegan a sorprenderse cada vez que llega la parte que les gusta. ¿Qué se juega en esa insistente repetición?

“En su alma de niño está tratando de comprender esa situación que se dio, esa resolución de conflicto. Y como no lo puede decir con otras palabras, pide ‘¿me volvés a contar el cuento?’ y hay que hacerlo todas las veces que haga falta. Porque significa que estamos atentos a lo que el niño está tratando de elaborar en su alma, a nivel de sentimientos y a nivel interior. Hasta que no esté elaborado ese conflicto, esa necesidad de conocimiento, ese aprendizaje interno, no va a pasar a otro, no le va a resultar interesante”, dice Rocío Blanco, manager de Había Una Vez, audiocuentos gratuitos disponibles en plataformas digitales.

PH: Clarín

La repetición, mucho más que saber

“¿Para qué querríamos ver una película que ya vimos y de la que ya sabemos el final? Porque nos gusta verla. He aquí el placer más simple de la infancia, uno que está desligado de la meta utilitaria; aunque a veces se recubra de intereses teóricos (saber), el fin práctico no deja de ser ajeno a los niños”, dice a Clarín Luciano Lutereau, psicoanalista, doctor en Filosofía y doctor en Psicología por la Universidad de Buenos Aires (UBA). “Esto es lo que más caracteriza al juego: un niño puede jugar al mismo juego una y otra vez. El juego es lo que hace que la repetición no sea tediosa”.

“Pensémoslo con una actividad lúdica de adultos: ¿hay algo más monótono que hacer el amor? Sin embargo, no dejamos de hacerlo, ¡incluso con la misma persona durante varios años a veces!”, lanza el autor de Más crianza, menos terapia. Ser padres en el siglo XXI (Paidós), y Esos raros adolescentes nuevos (Paidós), entre otros.

“En mi caso personal, conservo ese vínculo infantil con la música: cuando me gusta una canción, puedo escucharla miles de veces, una y otra vez, pero no creo ser el único: hasta hace un tiempo había aparatos de reproducción que traían la opción ‘repeat’. Aquí puede verse claramente que se trata de la importancia de la repetición: cuando se articula lúdicamente, es decir, con el deseo en su forma más pura, como placer sin finalidad, por sí mismo”.

Y cierra Lutereau: “Esta es la fuente del erotismo en la especie humana, un placer que los animales no conocen, porque de eso que nosotros podemos hacer repetidamente, los animales se cansan más o menos pronto, o bien cuando el circuito llega a su fin. El humano, que es un ser de deseo, busca nuevamente lo mismo y, ¡curiosa paradoja!, siempre le parece diferente”.

Conexión real

Para Blanco, los cuentos son formadores de sabiduría: “En el niño van quedando conceptos, conocimientos de valores, diferentes emociones que le da al niño la base de los valores que va a ir adquiriendo a lo largo de su vida”. Resalta, además, la importancia de estar atentos a la escucha de los más chicos, ver sus reacciones y responder a sus preguntas para generar un espacio real de comunicación.

“¿Cuál es el relato ideal? Lo sabremos con la reacción del niño, que tendrá relación con lo que la historia le evoca, consciente e inconscientemente. Cuando haya obtenido todo lo que necesita de esa historia, pasará a la siguiente”.

Fuente: Clarín Familias

Publicado en Aprendizaje | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Cómo acompañar a los bebés en su proceso de dejar los pañales

Durante años, distintos mitos sobre cuál es el mejor momento para que los bebés dejen el pañal influyeron en gran medida sobre la decisión de los padres. En general, la mayoría de los niños logran abandonar el pañal entre los 18 y los 30 meses. No obstante, quitarlo antes de que el pequeño esté biológica y emocionalmente preparado, podría provocar frustración y molestia. Esto también, podría retrasar el proceso debido a que probablemente se convertirá en una batalla de voluntades entre bebés y papás.

Aunque los padres a menudo piensan en sus propios desafíos cuando intentan enseñarle a sus hijos a ir al baño solos, el proceso que atraviesa el pequeño durante el aprendizaje es aún más abrumador. Comprender la perspectiva del bebé ayudará a aclarar el rol como papá que enseña y ayudará al niño a lograr el éxito. Sin embargo, también es indispensable entender cuándo es el mejor momento para dar el siguiente paso en familia. A continuación, las mejores recomendaciones y pasos a seguir para que el bebé pueda abandonar definitivamente el pañal.

PH: Infobae

Preparación

Lo primero es conseguir una bacinilla, ya que muchos niños se sienten más seguros al comenzar con una que se apoye en el suelo en lugar de sentarse en el inodoro. Esto es menos atemorizante y le brinda la seguridad y el equilibrio que necesita al poder dejar sus pies en el piso.

Seguido de esto, colocar la bacinilla en un lugar que sea conveniente y donde el niño pase la mayor parte del tiempo. No necesariamente tiene que ser en el baño, puede mantenerse en un rincón en la sala de juegos, por ejemplo. Lograr un fácil acceso es importante al comienzo. Asimismo, hay que permitir que el bebé explore y se familiarice con el objeto.

Aprendizaje

En importante lograr que el niño practique sentarse en la bacinilla vestido, una o dos veces al día, permitirle que se levante cuando él quiera, ya que el objetivo debe hacerlo sentir cómodo. Además, los papás deberán otorgarle un reconocimiento cada vez que se logre un avance, debido a que cada paso del bebé, por más pequeño que sea y aunque no lo haya completado, es importante. Una vez que se manifieste cómodo al sentarse en la bacinilla vestido, la próxima clave es permitirle que practique sin ropa. Esto lo ayudará a familiarizarse con el concepto de desvestirse antes de ir al baño y le hará sentir el asiento en su piel.

Luego de unos días, cuando el niño haya hecho sus necesidades en el pañal, se deberá tirar los deshechos en la bacinilla de modo que pueda ver dónde debe ir. Es necesario explicarle dónde tiene que estar la orina y la materia fecal. Al mismo tiempo, los papás deben observar los indicios de las necesidades, ya que algunos bebés no lo dirán con palabras, otros gruñirán, harán gestos y se pondrán en una posición particular. Cuando esto suceda, se deberá preguntarle si desea ir al baño.

Otro mecanismo que ayudará a reforzar la idea es permitir que el pequeño vea a los papás sentarte en el inodoro y dejar que se siente en su bacinilla a la misma vez. Para los niños, es más fácil aprender a orinar si lo hacen sentados. Si lo hacen parados, puede ser que no quieran sentarse para hacer popó porque podría prestarse a confusión. Es de total importancia que también practique lavarse las manos con agua y jabón cada vez que se levanta de la bacinilla, incluso si no ha ido al baño.

Otra clave está relacionada con la vestimenta del bebé. Es decir, mantenerlo vestido con prendas que pueda quitarse con facilidad sin tener que desabrochar nada, como un pantalón, un vestido o una falda. Esto aumentará las posibilidades de lograr el éxito. De forma alternativa, se puede permitir que recorra la casa durante unos días sin pantalones.

Además, los papás deberán compartir estos pasos con otros familiares y personas que formen parte de la vida del bebé, como las niñeras o los amigos más cercanos. De esta forma, percibirá expectativas y apoyo consistente, lo que facilitará la transición.

PH: Infobae

Refuerzo

Uno de los mejores apoyos hacia el pequeño en esta etapa está vinculado a que los padres entiendan que puede cometer error, especialmente al principio. No deberán manifestarle enojos, ya que esto podrá interrumpir el proceso. En el caso que el pequeño se resista a hacer algo nuevo, probablemente sea porque no está preparado todavía. Simplemente, se necesita esperar e intentarlo nuevamente en un par de días o, incluso, semanas.

Una vez que la metodología haya tenido éxito durante algunos días, es menester que se de comienzo con la transición hacia el uso de ropa interior. Algunos niños se sienten más seguros con pañales o pantaloncitos de entrenamiento, otros no pueden esperar a usar la ropa interior de «niño grande». En el caso de que el niño tenga miedo a los ruidos del inodoro, los papás no deben obligarlo a que deje correr el agua, sino hacerlo cuando salga del baño. El miedo generalmente se va con el pasar de los meses.

Si bien la mayoría de los bebés logran controlar esfínteres en el período del verano entre los 2 y 3 años cada niño es único. El control de esfínteres es un hito evolutivo que se logra a lo largo de la vida, así como caminar, sentarse, descubrir los gustos de las cosas, entre tantas otras actividades. Pese a esto, dicho objetivo no se alcanza necesariamente a una edad determinada, ni tampoco los padres deben acelerarlo.

Dentro de este contexto, Pampers desarrolló los nuevos Premium Care Pants en talle XXG, los cuales soportan hasta 25 kilogramos de peso. Así, se podrá acompañar a los bebés por más tiempo y durante el momento en que ellos lo necesiten, sin apurarlos y respetando su crecimiento e infancia.

Fuente: Infobae

Publicado en Cuidado del niño | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La teoría Pikler del movimiento libre para los bebés: autonomía, respeto y acompañamiento

El llamado «movimiento libre», la teoría elaborada por la pediatra húngara Emmi Pikler, es un recurso fundamental para los mapadres de hoy. Como el porteo, la alimentación BLW, los juegos Montessori, una nueva ola de recursos para criar niños autónomos, seguros y confiados recorre las redes. Instagramers, pediatras, influencers de la crianza respetuosa difunden este tipo de acompañamiento para los pequeños en su desarrollo físico y motor.

En el interior de los hogares, los adultos responsables de ese bebé o ese niño, hacen lo que pueden para «adaptar» esos métodos a la realidad cotidiana.

PH: Clarín

Contra la pediatría intervencionista

Según la psicomotricista Mariel Alasia, miembro de la Asociación Argentina de Psicomotricidad, la teoría de Pickler surge en un contexto particular, las conclusiones de sus estudios dieron lugar a lo que hoy se difunde como «movimiento libre» o «psicomotricidad global».

«Su investigación se enmarca en un contexto social en el cual la pediatría observaban que los niños logren determinados ‘hitos’ del desarrollo motor. Ella y su equipo investigancómo se llega a esos lugares, y es una maravilla lo que descubren. Su comprobación es que los niños no necesitan que se les enseñe a caminar o a desarrollarse motrizmente, sino que hay un plan que tenemos todos por ser especie, y que nos permite hacer un recorrido en relación al medio, a los objetos.»

En palabras de Alasia, dichos sociales como «ponelo de pie», «agarrarlo de una mano», «pegarlo contra la pared», quedan obsoletos; son cuestiones culturales en relación a empezar a caminar (y muchas veces, en lugar de sumar, interfieren).

Pikler, del fanatismo a la descontextualización

Como todo lo que adquiere una cualidad de «movimiento», y sus respectivos «a favor» y «en contra», a veces se producen algunos extremos que es importante aclarar.

«Al movimiento Pikler a veces se lo narra un poco descontextualizado», aclara la psicomotricista. «Ella tenía un orfanato en la Hungría de posguerra y entonces recibía niños que se quedaban ahí hasta que la familia los venían a buscar. Ella crea entonces un dispositivo de atención para estos chicos que no tenían familia y después iban a ser dados en adopción». Pikler se dió cuenta de que estos chicos, compartiendo un mismo espacio y sin intervenciones por parte de los adultos, llegaban al mismo desarrollo que los niños «supuestamente estimulados».

«La palabra ‘estimulación temprana’ también tiene su historia. En algún momento cumplió una función enorme (y la sigue cumpliendo) en todo lo que tiene que ver con atención de niños con dificultades (prematurez, discapacidad). La figura de la estimuladora temprana venía a trabajar desde lo profesional ofreciendo eso que el bebé se había perdido, por el motivo que fuera. Nosotros en psicomotricidad hablamos de «atención temprana»; esto es: estamos atentos, disponibles a ofrecer algo oportuno para cada niño».

PH: Clarín

¿Pueden solos?

Es importante moderar esto de que los niños «pueden solos». En la crianza respetuosa aparecen estas puntas: porteo que brinda cuerpo a los bebés o la indicación de dejarlos solos en el piso para que se muevan a piacere. Ninguna de las dos cosas se contraponen, dice Alasia. Los bebés son seres vinculares. La metodología Pikler -justamente por haber salido de una institución para niños huérfanos- da especial importancia a la necesidad de ofrecer a los niños un vinculo afectivo sano, constante y confiable. Las relaciones afectivas son su base para un buen desarrollo cognitivo. Por lo que no se trata simplemente de «dejarlos en un piso para que jueguen», sino de observar lo que necesitan. 

«Vos le das soporte con tu cuerpo, lo hacés jugar, se sienta en tu falda, esto le permite tener un despliegue de movimiento que solito no puede. Si el niño está rolando, pero es chiquito y queda atrapado y no puede salir, el adulto está cerquita. Charla con él mientras está en este brete, espera un ratito, pero no lo va a dejar ahí atrapado para que resuelva solo. Ahí está la mala interpretación de la libertad absoluta para los niños.»

4 tips para mapadres

Sandra Herzberg, especialista en primera infancia, consultora en crianza y docente de ACADP (Asociación Argentina de Puericultura), nos dio algunos consejos prácticos:

1. Cada uno a su tiempo. Cada niño es particular y también su manera de aprender y apropiarse del mundo que lo rodea. Es singular y tiene sus propios tiempos. La primera infancia es un momento complejo, rico, donde suceden múltiples experiencias desde el día uno, e interactúan una variedad de factores: lo biológico, la fisiología, la psiquis, lo cultural, social, contexto histórico, el vínculo, lo económico, familiar y sus funciones. 

2. El adulto debiera funcionar como garante, facilitando un entorno seguro, cómodo, ofreciendo un espacio con una superficie donde el niño explore libremente, presentándole objetos, si su edad evolutiva lo requiere, pertinentes para realizar y conquistar movimientos coordinados y de enorme valor en el neurodesarrollo acorde a su etapa.

3. Asegurar una vestimenta cómoda, holgada, en donde sus manos y pies puedan coaccionar libremente también es sumamente importante. Así como tener las necesidades básicas satisfechas (hambre, higiene, sueño). Así nuestro niño podrá dedicarse de lleno a la tarea de aprender, conocer el mundo con todas sus posibilidades y sin interferencias.

4. La actitud. Los adultos deberán brindar la confianza suficiente para que la curiosidad pueda ir conquistando nuevas experiencias, garantizando un ambiente acogedor, seguro y con libertad para accionar. Debemos tener un rol activo en su desarrollo siendo vehiculizadores y favorecedores en su evolución con ciertos cuidados. Debemos acompañarlos en la conquista de su autonomía respetando sus tiempos.

Fuente: Clarín Familias

Publicado en Estimulación temprana | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

¿Qué regalar a los niños por Navidad? La regla de los cuatro regalos

Hay dos acontecimientos muy claros que marcan el comienzo de la Navidad: las luces en las calles y los interminables anuncios de juguetes en la televisión. Los anuncios nos abruman, y a la vez la oferta es tan amplia que en ocasiones nos lleva a hacer una mala compra de los regalos de los más peques.

Si no te gusta que tus hijos reciban una avalancha de juguetes por Navidad y prefieres algo más útil y modesto, la regla de los cuatro regalos es una buena manera de poner algo de sensatez a los regalos de Navidad de los niños.

El exceso de regalos sobreestimula a los niños, reduce su nivel de tolerancia a la frustración (creen que obtienen todo lo que piden) y puede convertirlos en niños continuamente insatisfechos.

PH: Bebés y Más

Cuatro regalos es un buen número

Los adultos compran y compran juguetes que luego los niños desenvuelven sin darle valor a ninguno. Incluso a veces les divierte más jugar con las cajas y los papeles de regalo que con el juguete que contienen.

En su mayoría son juguetes que al poco tiempo terminan olvidados en algún rincón o en el fondo del baúl de los juguetes. O bien porque no ha cumplido las expectativas, porque se ha estropeado a los dos días, o simplemente porque entre tantos juguetes, quedan olvidados.

Por eso, es una buena idea poner un poco de sensatez a los regalos de Navidad. Por un lado, porque se limita la cantidad a un máximo de cuatro regalos. Y por el otro, por el uso que se le da a los regalos, que no siempre tienen que ser juguetes. Los niños también necesitan ropa para vestirse, o tal vez una mochila para el cole o un estuche nuevo, y la Navidad es una buena oportunidad para reponerlos.

PH: Bebés y Más

La regla de los cuatro regalos propone regalarles:

1) Algo para usar

Los niños crecen muy rápido y necesitan renovar el armario con frecuencia. Aunque recibir una prenda, unas zapatillas o una bufanda tal vez a algunos no les hace demasiada gracia, puede convertirse en un regalo ilusionante si elegís lo que más les gusta. Esa sudadera de Spiderman que tanto le gusta o aquel pijama calentito de sus personajes favoritos.

2) Algo para leer

Tanto para cumpleaños como para navidades, con un libro siempre aciertas. Los libros les abren la puerta a la fantasía y a un mundo ilimitado de posibilidades. Sin duda, les enriquecen más que un juguete. Aquí os recordamos algunos títulos imprescindibles sobre la Navidad para los peques y cuáles son los mejores libros para niños pequeños, incluso desde que son bebés: ¡nunca es pronto para empezar a amar los libros!

3) Algo que deseen

Los niños tienen la ilusión de recibir todo lo que han pedido en sus cartas pero es importante ser medidos en este punto. Hacerlos que elijan uno, el que más desean, les ayudará a ser más selectivos. Recibir muchos regalos no beneficia a los niños, si se les regala todo lo que piden acaban perdiendo el valor de lo que tienen.

4) Algo que necesiten

Los niños están acostumbrados a que papá y mamá les compren todo lo que necesitan para su día a día. Incluir algunos de estos artículos en sus cartas para Papá Noel o los Reyes Magos, es una buena manera de enseñarles a valorar esas pequeñas cosas. Ya sean útiles escolares, productos de aseo, algún artículo para sus actividades extraescolares o, por qué no, ese instrumento musical que les gustaría aprender a tocar.

De esta manera, si restringimos el número, los niños disfrutarán más de sus regalos.

Fuente: Bebés y Más

Publicado en Crianza del niño | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Lactancia materna en exclusiva, ¿hasta los cuatro o seis meses tras el parto?

La lactancia materna es el «patrón de oro» de la alimentación infantil, algo en lo que están de acuerdo tanto madres como pediatras, aunque se ha cuestionado cuál es la duración óptima de su ingesta exclusiva después del parto, que algunos sitúan en seis meses y otros en cuatro.

La Asociación Valenciana Mammalia, que será anfitriona del duodécimo Congreso que la Federación Española de Asociaciones y Grupos de Lactancia Materna (FEDALMA) celebrará en abril en Alboraia (Valencia), toma como referencia a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que aboga por la lactancia exclusiva hasta los seis meses de vida.

PH: La Vanguardia

El Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría también es de la misma opinión y añade la conveniencia de alargar la lactancia hasta los 2 años, pero combinándola con alimentos complementarios, según señala a EFE la secretaria de Mammalia, Mar Alegre, para quien la decisión última de dar o no el pecho al bebe «siempre es de la madre».

A su juicio, vivimos en un entorno «que no es favorable a la lactancia materna» porque hay un «desconocimiento y una brecha cultural que empieza en los años 60 o 70 y continúa este siglo».

«Somos hijas de madres que no amamantaron porque empezó a implantarse la cultura del biberón y la lactancia estaba relegada a pequeños ámbitos», afirma Alegre, quien lamenta que en la carrera de Medicina no se estudie la lactancia materna y en las consultas, los pediatras «muchas veces trasmitan falsos mitos sobre la lactancia que les llega de la cultura del biberón».

Una opinión diferente es la del pediatra José María González Cano, quien defiende ante EFE que a partir de los cuatro meses de vida se inicie al bebé en la primera papilla de cereales y a los cinco en la de frutas, algo que también aconseja la Sociedad Europea de Gastroenterología y nutrición pediátrica.

González Cano es autor del libro ‘Víctimas de la lactancia ¡Ni dogmatismos ni trincheras!’, cuya presentación en una librería de Castellón se tuvo que suspender tras denunciar haber recibido «presiones» por parte de organizaciones prolactancia y grupos de madres que le acusaban de promover un destete temprano.

El experto considera que la lactancia materna es «el patrón de oro» de la alimentación infantil, pero a su juicio el destete tardío es una «fuente de problemas para los bebés, ya que desarrollan lo que se denomina la ‘fijación por el pezón’ y no toleran adecuadamente papillas de cereales, frutas y verduras».

Según afirma, la «inmensa mayoría de pediatras con experiencia defiende estas tesis» y aunque cree que las recomendaciones de la OMS son «magníficas y han salvado muchas vidas», opina que «están pensadas para los países del tercer mundo, no para Europa ni Estados Unidos».

Este especialista, que trabaja en el Hospital General de Castellón, afirma que la leche adaptada actual es «de una enorme fiabilidad y no el veneno que algunos pretenden trasladar a la sociedad», y muestra su «total desacuerdo» con las «presiones» que reciben algunas madres para amamantar cuando no desean hacerlo.

«Es intolerable que con grietas en el pezón les presiones hasta llevar a niños al límite de la desnutrición», critica para tachar de «terrible» y una «enorme injusticia» que se catalogue a algunas mujeres como «malas madres» porque no han querido o podido amamantar.

En su libro advierte sobre el incremento de estigmas raquíticos y anemias ferropénicas entre niños con lactancia materna prolongada, debido a que la leche humana es pobre en hierro y vitamina B3: «Si no se dan suplementos de estas sustancias, con el paso de los meses el niño desarrolla raquitismo y anemias».

También critica que no se dé agua al bebé entre tetadas: «Es un grave error y la consecuencia inmediata es que los niños pueden deshidratarse con cierta facilidad por las características propias de los riñones en los primeros años de vida».

El congreso de FEDALMA se celebrará el 17 y 18 de abril en el Auditorio Municipal de Alboraia con el lema «Lactancia materna: ser mamíferos hoy» y profundizará en la repercusión social que este «fenómeno biocultural».

Fuente: La Vanguardia

Publicado en Lactancia materna | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

¿Mito o realidad? ¿Influye el orden de nacimiento de los hijos en su personalidad?

“El mayor es más responsable”, “el del medio es más independiente” y “el más chico es más caprichoso”. ¿Cuánto hay de mito y cuánto hay de realidad en las populares caracterizaciones que se hicieron y se hacen en el orden de nacimiento de los hijos? ¿Existe algo como un «dime cuándo naciste y te diré cómo eres»’?

PH: Clarín Familias

A lo largo de los años diferentes estudios y especialistas han confrontado al respecto. Mientras que algunos optaron por generalizar ciertas cualidades, otros tantos negaron estas teorías sobre el orden de los hermanos y el carácter.

“Si bien existen teorías sobre cómo impacta el orden del nacimiento en la personalidad de un niño, el carácter y personalidad de ese niño no pueden determinarse por una única causa sobre la cual él mismo no tiene incidencia alguna, ya que nadie elige nacer primero, según o tercero”, aseguró a Clarín Laura Lezaeta, psicóloga infantil y co-creadora de JuegoLogía.

En ese sentido, la especialista mencionó como ejemplo de estas generalizaciones los estudios del “austríaco Alfred Adler, discípulo de Sigmund Freud, quien establece que los hijos mayores suelen ser más responsables, conservadores, medidos y autoritarios; los medianos y pequeños más independientes, creativos y críticos; y los hijos únicos egocéntricos, dependientes e hiperprotegidos”.

Sin embargo, para ella, hay otros elementos en juego a la hora de hablar de la personalidad de cada chico. Más que el orden de llegada, lo que cuenta es la historia personal de cada persona. “Es importante tener presente que el carácter y las capacidades de cada niño se van a haber influenciadas por múltiples factores, entre ellos: los valores que le inculque su familia y las experiencias significativas que vivencie sobre todo en los primeros años de vida”.

Además, destacó que “el propio temperamento y carácter incidirán en sus acciones; tal es así que podemos encontrar en un mismo núcleo familiar, hermanos y, hasta muchas veces mellizos criados de igual manera, que al momento de enfrentar una determinada situación responden de forma diferente”.

PH: Babyology

Personalidad de los hermanos

Lezaeta destacó ciertos comportamientos comunes de madres y padres para con cada hijo. Así, mencionó que con el hijo mayor “han volcado todo el deseo de formar una familia, dando los primeros pasos con aciertos y errores, le han destinado la total atención y por un tiempo fue el único en la familia en acaparar todas las miradas”. “La llegada de un nuevo hermano es lo que le dará el título de ‘mayor’, lo que conllevará a tener mayor responsabilidad”, añadió.

La psicóloga explicó que con el segundo hijo “los padres ya tienen experiencia, por lo que tienden a ser más flexibles a la hora de establecer límites, dejándolo experimentar más”. Esto, según afirmó, “puede llevar a que sea más rebelde”.

¿Pero qué pasa ante la llegada de un nuevo hermano? Lezaeta mencionó que “predominará la mayor atención en los cuidados de ese niño, por lo que el segundo, ahora el del medio, se verá en el desafío de transitar situaciones en las cuales tendrá que poner en práctica sus propios recursos, logrando de esta manera un carácter que suele ser más autosuficiente e independiente”.

PH: Andie Hamilton

Modelo «en escalera» e hijos únicos

La especialista resaltó que “los hermanos menores siempre tienden a nutrirse de los conocimientos de sus hermanos mayores, aprendiendo mediante la imitación y observación de ellos. En el caso de ser tres, este modelo en ‘escalera’, de aprendizaje por observación, será siempre más rico para el más chico”.

Por último, la psicóloga desmintió los lugares comunes que se mencionan alrededor de los hijos únicos, caracterizados como egoístas o caprichosos. “Hoy podemos observar que la condición de ser hijo único no determina a la persona, ya que es el estilo de crianza que cada familia le brinde a ese niño lo que le permitirá forjar su carácter y desarrollar habilidades y capacidades socio-emocionales”.

En ese sentido, resaltó que muchos chicos acuden a jardines, guarderías o incluso talleres “cada vez edades más tempranas”. “Los niños vivencian experiencias con otros chicos de su edad, lo que permite que en dichas interacciones adquieran y desarrollen progresivamente habilidades sociales como la empatía y cooperación, tan vitales e importantes para la convivencia con los demás”, concluyó.

Fuente: Clarín Familias

Publicado en Crianza del niño | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Moda inteligente: la ropa infantil que crece con los niños

La tecnología y la moda vuelven a fusionarse. Esta vez enfocada en indumentaria infantil a partir de la creación de prendas únicas que crecen al ritmo de sus usuarios.

PH: Infobae

La indumentaria infantil no es un bien perdurable en el tiempo, al contrario, en la mayoría de los casos duran apenas meses. Para evitar este problema cotidiano, ahorrar dinero y también pensar en el medioambiente, nació la firma británica que está revolucionando la industria.

El diseñador de la Royal College of Art, Ryan Mario Yasin, es el encargado de esta innovadora propuesta. Una alternativa práctica que permite ahorrar dinero. La línea de ropa de Petit Pli de Yasin se fabrica para que «se agrande» conforme el tamaño de sus portadores. «La estructura se deforma con el movimiento del niño, expandiéndose y contrayéndose en sincronía con su movimiento», detalló su creador.

PH: Infobae

El modelo fue desarrollado a partir de un sistema de plieges basado en conceptos de ingeniería aeronáutica. Los diseños son simples y minimalistas, en versión monoprenda o en equipo de dos piezas. Sin estampas ni accesorios, se adaptan a cualquier ocasión, desde salir a jugar hasta para los eventos sociales de los más pequeños.

Para desarrollar el proyecto, Yasin se inspiró en una historia familiar. En una visita a su sobrino descubrió que las prendas que le había regalado recientemente ya no le entraban y, de esta manera, aplicó su conocimiento para dar con la respuesta a la problemática.

Fuente: Infobae

Publicado en Consejos para padres | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Hallan sustancia en la leche materna que ayuda a desarrollo neurológico del bebé

Investigadores de la Universidad de Huelva en colaboración con el Hospital de Riotinto han identificado por primera vez en la leche materna selenoproteína P, sustancia que interviene en la producción hormonal, en el sistema inmunitario y transporta selenio al cerebro del bebé, lo que ayuda a su desarrollo neurológico.

PH: ABC España

El equipo de investigación ha cuantificado los niveles de los distintos compuestos que recibe el bebé en la lactancia materna y han descubierto la presencia de esta sustancia cuyo déficit se asocia a trastornos neurológicos y enfermedades como el alzhéimer o el párkinson, ha informado la Fundación Descubre en un comunicado.

Hasta el momento, no se conocía con exactitud la cantidad de selenio y las formas químicas que adopta en la leche materna y para lograrlo, los expertos del grupo «Análisis Medioambiental y Bioanálisis» han desarrollado un nuevo método de análisis que ha permitido dicha cuantificación, destacando la observación por primera vez de la selenoproteína P.

Además esta molécula, que se produce en el hígado, funciona como transportadora de selenio por vía plasmática a otros tejidos, por lo que es una buena indicadora de la cantidad de este mineral en el cuerpo.

«El descubrimiento en la leche del selenio en forma de selenoproteína P abre diversas posibilidades de investigación sobre la influencia de la lactancia en el desarrollo neurológico del bebé, ya que su acción ha sido descrita en enfermedades como el alzhéimer», ha afirmado la investigadora de la Universidad de Huelva Tamara García.

La transmisión de la selenoproteína P ya había sido estudiada durante el embarazo mediante el cordón umbilical y el líquido amniótico, pero se desconocía su presencia en la leche materna y su deficiencia durante la gestación está asociada con aborto espontáneo, diabetes gestacional, parto prematuro y bajo crecimiento, entre otras complicaciones obstétricas.

Ahora, mediante el nuevo sistema, han obtenido todos los componentes de una manera más rápida y eficiente que con otros utilizados anteriormente, lo que lo valida como un método eficaz en el análisis de leche materna.

Concretamente, han determinado la presencia de glutatión peroxidasa, un antioxidante celular, que representa el mayor contenido de selenio en la leche materna humana con un 37 %, seguido por la selenoproteína P (31 %), la selenocistamina (18 %), que interviene en los procesos de oxigenación e hidrogenación celular, y otros derivados del selenio (14 %).

Estos resultados abren la vía de nuevas investigaciones con el fin de obtener leches de continuación mejoradas y otros alimentos funcionales enriquecidos en selenio.

El trabajo se ha financiado mediante el proyecto «Especiación química, metabolómica y microbiota para el estudio de la interacción materno-infantil a través de la leche materna y otras muestras biológicas» de la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidad y el proyecto «Estudio ómico y metaómico del efecto de los contaminantes a través del eje microbiota intestinal-cerebro del modelo animal al celular (MAMOMICS) del Ministerio de Ciencia e Innovación».

Fuente: ABC España

Publicado en Lactancia materna | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Por qué los abrazos son mejor que los castigos para educar a tus hijos

Abrazar es un gesto tan poderoso y con tantos beneficios que a veces dice más que cualquier palabra. Tanto es así, que cuando lo estamos pasando mal y alguien nos abraza nos sentimos en cierto modo reconfortados, acompañados y agradecidos. Los niños no son una excepción y también sienten el ‘poder sanador’ de los abrazos en los momentos más vulnerables y delicados.

Ningún padre dudaría en abrazar a su hijo cuando se cae o se lastima, pero en cambio, ante una rabieta o un mal comportamiento tendemos a enfadarnos, a dar la espalda o a ignorar esa actitud que no nos gusta. Te explicamos por qué en esos precisos momentos de extrema vulnerabilidad para el niño, nuestro abrazo es más importante que nunca.

PH: Bebés y más

Lo que hay detrás del mal comportamiento del niño

Lo que nosotros calificamos como ‘mal comportamiento’ es realmente la forma que tiene nuestro hijo de decirnos que no está bien. Así, una agresión a otro niño, un comportamiento inadecuado en el colegio, una rabieta o una mala contestación no es más que la punta de un iceberg que esconde debajo mucho más que lo que simplemente están viendo nuestros ojos.Pero para averiguarlo es necesario hacer un profundo ejercicio de empatía y conexión, que evidentemente no conseguiremos a través de los gritos, los castigos o la falta de atención por nuestra parte.

Poner palabras a lo que sentimos y saber gestionar nuestras emociones no es fácil. No lo es ni siquiera para muchos adultos, por lo que mucho menos lo será para los niños, ya que carecen de la capacidad de comunicación y expresión que se va adquiriendo con la edad. Es por ello, que cuando algo les preocupa, molesta o afecta reaccionan con comportamientos inadecuados, a ojos del adulto.

Es normal que a los padres no nos guste que nuestro hijo pegue, se porte mal o no obedezca. Además, cuando el comportamiento del niño está siendo irrespetuoso con quienes le rodean no debe ser aprobado ni tolerado. Sin embargo, es importante hacer entender esto a nuestros hijos desde el respeto, el amor y el acompañamiento, y nunca desde los gritos y los castigos.

Y es que la actitud que tengamos a la hora de educar será decisiva en su aprendizaje, su bienestar, su personalidad, su gestión emocional y su forma de relacionarse con los demás. En definitiva, nuestra forma de educar repercutirá en su futuro de una forma positiva o negativa.

PH: Kindercare

Esto es lo que sucede cuando pretendemos educar con castigos

Si ante un mal comportamiento de nuestro hijo decidimos quedarnos en la superficie (es decir, no averiguar las causas que le llevan a actuar así) y respondemos con castigos o gritos, es probable que consigamos de inmediato el efecto deseado (que el mal comportamiento cese), pero no porque el niño haya aprendido de lo sucedido, sino por miedo a nuestra reacción.

Por ello, hemos insistido en varias ocasiones en que los castigos, gritos, chantajes o amenazas no son la forma correcta de educar, aparte de tener consecuencias muy negativas para los niños, tanto a corto como a largo plazo:

  • Nuestra reacción producirá en el niño miedo e inseguridad que bloqueará el cuerpo amigdaliano de su cerebro, impidiendo que pueda pensar en lo ocurrido desde la calma, sacar conclusiones y tratar de encontrar una solución que ayude a arreglar el problema. En definitiva, no aprenderá de lo sucedido, por lo que el mal comportamiento se repetirá.
  • Ese miedo se traducirá en una amenaza que eleva los niveles de la hormona cortisol, provocando un gran estrés y ansiedad. Si esto ocurre con frecuencia, es decir, si cuando nuestro hijo tiene un mal comportamiento siempre encuentra en nosotros la misma respuesta en forma de gritos, castigos o falta de empatía, el niño acabará creciendo temeroso, desconfiado, asustadizo y con poca seguridad en sí mismo.
  • Como consecuencia de todo ello, la autoestima del niño se verá seriamente mermada, pudiendo llegar a pensar que no es importante para nosotros, que sus sentimientos no cuentan o incluso que no le queremos. A la larga, esto le afectará a la hora de gestionar de forma saludable sus emociones.
  • Como es lógico, todo ello acabará afectando a su relación con nosotros y a nuestra comunicación, así como a su felicidad, personalidad y bienestar emocional.
PH: Bebés y más

Y esto es lo que pasa cuando respondemos con un abrazo

Si pensamos realmente en todo lo que acabamos de mencionar, veremos que no tiene ninguna lógica tratar de educar de una forma que lejos de resultar positiva y conectar con el niño, le dañe y haga sentir mal. En este sentido, la psicóloga y educadora en Disciplina Positiva, Jane Nelsen, dijo una vez una frase que resumiría a la perfección la importancia que tienen los abrazos y el acompañamiento respetuoso en la educación de nuestros hijos:»¿De dónde sacamos la loca idea de que para que un niño se porte bien, primero tenemos que hacerlo sentir mal?»

Sin embargo, es habitual creer que si abrazamos a nuestro hijo cuando se ha portado mal le estaremos transmitiendo el mensaje de que aprobamos sus actos. Pero realmente ocurre todo lo contrario:

  • Al abrazar estamos acompañando emocionalmente a nuestro hijo, ya que como decíamos al inicio, el mal comportamiento esconde una serie de emociones que no estamos viendo. Recordemos que cualquier emoción que haya llevado al niño a actuar de la forma en que lo ha hecho es perfectamente válida y no debe ser reprimida ni castigada, de ahí la importancia de abrazar en esos momentos tan delicados.
  • Ahora bien, cuando esa emoción provoca un comportamiento que lleva al niño a dañar o faltar al respecto a otros, es necesario enseñarle que debe cambiar su forma de actuar (no su emoción). Pero para educarle ha de estar calmado y receptivo, algo que solo logrará si se siente arropado, querido y a salvo.
  • Por eso, el estrés y la ansiedad provocados por las circunstancias que le han llevado a actuar así (es decir, el iceberg que no vemos) se mitigarán al sentir nuestro abrazo. A medida que ese estrés vaya disminuyendo también lo hará el cortisol, logrando alcanzar el estado de calma que se necesita para pensar en lo ocurrido, buscar soluciones eficaces y aprender de los errores.
  • Con nuestro abrazos estaremos diciéndole a nuestro hijo que le queremos, que nos importa lo que siente y que puede contar con nosotros para solucionarlo. Como consecuencia de ello, el niño verá reforzada su autoestima y su confianza en nosotros, de manera que nuestros brazos se convertirá em un refugio al que acudir cuando las cosas no vayan bien.
PH: The Gottman Institute

Pero, ¿qué ocurre si nuestro hijo no quiere que lo abracen?

Hay padres que comentan que ante este tipo de situaciones sus hijos no quieren ser abrazados y prefieren estar solos. Pero aunque es fundamental respetar las necesidades del niño y jamás abrazar en contra de su voluntad, tampoco debemos dejarlo solo en su sentir.

En estos casos, aunque no haya contacto físico en forma de abrazo debemos permanecer a su lado, transmitiéndole con nuestra presencia y nuestro acompañamiento respetuoso y silencioso que estamos ahí si nos necesita. También podemos probara darle la mano, acariciarle la cara o poner nuestra mano en su hombro, pues aunque en un primer momento el abrazo no guste, por lo general los niños aceptan de buen grado estas muestras de cariño.

En cualquier caso, y para que no nos pille de sorpresa la reacción de nuestro hijo y sepamos cómo responder a ella, una buena idea es hablar de las emociones antes de que sucedan y contarnos cómo nos gustaría que nos trataran cuando estemos enfadados o hayamos hecho algo mal.

Fuente: Bebés y Más

Publicado en Consejos para padres | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario