Secretos para que los chicos duerman bien y de corrido

Según el pediatra M. Luciano Guido Vizcay, el momento del sueño es importantísimo para los chicos porque tiene que ver con su desarrollo físico y mental.

Durante el sueño, el niño aprende a organizar lo que aprendió durante el día y un chico que duerme bien, aprende bien y mejora su conducta.

Por esto, el profesional recomienda como fundamental reconocer una rutina para que identifique que llegó la hora de dormir. Esta rutina debe incluir los puntos desarrollados a continuación.

Un baño relajante
Desde bebés es un gran momento de conexión madre e hijo (si puede participar el papá, ¡mucho mejor!).

Ir al baño antes de acostarse
Para evitar interrupciones. A medida que vaya creciendo, va a ir controlando cada vez más horas sin ir al baño durante la noche.

Comer bien 
Esto significa que te asegures de que su cena sea nutritiva y la porción la indicada para su edad. Así evitarás que tu hijo se despierte en la mitad de la noche con hambre.

Si aún toma mamadera, que la última sea lo más tarde posible para que duerma de corrido hasta la mañana.

En cambio, si ya come sólidos, que sea entre media y una hora antes de ir a la cama, para que haga una buena digestión.

Dormirlo siempre a una determinada hora  
Con el tiempo va a saber que cuando las agujas del reloj lleguen a un lugar, es hora de cerrar los ojitos.

Leerle un cuento 
Es una de las herramientas más usadas –¡y disfrutadas!– por las mamás y los papás, al igual que cantarle alguna canción tranquila o simplemente hablarle durante un ratito mientras él ya está acostado en su cama.

Regular la temperatura de su habitación  
Según el médico, la ideal son 24 grados. En bebés menores de un año y medio aconseja ponerles un enterito y taparlos con una sabanita, nada más. No acumular frazaditas o más sábanas para que no se enreden.

A partir de los 18 meses ya puede usar pijamita de dos piezas y, también, podés cubrirlo con una sabanita si es necesario.

Usar una luz guía
Se trata de una pequeña lamparita –o un velador chiquito- que se deja prendida a la altura de sus pies para que si se despierta de noche pueda reconocer su ambiente, sentirse seguro y tranquilo.

Incluso, lo ayuda a llegar al baño si ya está acostumbrado a levantarse solo de noche.

Aunque hay lámparas guía con formas de ositos o de algún animalito, el pediatra recomienda usar las comunes para que los chicos no se tienten e intenten tocarlas.

Ponerse el pijama
Que sea inmediatamente antes de acostarse, para que lo tome como un indicador de que es la hora de dormir.

Qué no hacer para que puedan descansar 
El médico recomienda evitar que:
* Miren TV al acostarse.
* Tomen gaseosas durante la cena. Contienen cafeína  y esto produce insomnio.
* Lleven dispositivos móviles a la cama.
* Jueguen bruscamente, así van bajando la energía.
* Coman golosinas. El aumento de azúcares produce hiperactividad y debe estar relajado antes de irse a dormir.

 

Fuente: Infobae – Para Tí Mamá

Publicado en Consejos para padres | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La leche materna trabaja como un ejército para proteger al bebé de infecciones

La protección única que la leche materna concede a los bebés nace de la interacción de sus componentes entre ellos y con el recién nacido. Las moléculas que componen la leche materna, muchas aún por descubrir, no trabajan de forma individual, sino en conjunto para crear relaciones simbióticas que respondan a las necesidades de cada niño. Este sistema de interacciones es el responsable de la capacidad de la leche materna de reforzar el sistema inmune del bebé y frenar las infecciones. Potenciar la investigación de los componentes de la leche materna en su conjunto daría explicación al mecanismo detrás de estos beneficios para los recién nacidos.

Así lo han expuesto los investigadores y médicos ponentes en el XIV Simposio Internacional de Lactancia Materna organizado por Medela en Londres los pasados 4 y 5 de abril, que ha contado con la participación de los principales investigadores en temas de lactancia y leche humana a nivel mundial. Durante estos dos días, más de 450 pediatras, neonatólogos, matronas y responsables de UCIN (Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales) de todo el mundo han conocido nuevas aportaciones científicas relacionadas con los beneficios de la leche humana.

En las relaciones simbióticas entre los diferentes componentes de la leche materna también hay que tener en cuenta la interacción entre la madre y el recién nacido, es decir, como actúan los componentes de la leche materna en el organismo del bebé.

Ante un escenario tan cambiante donde cada lactancia es única, los expertos reclaman una mayor investigación para definir estas complejas interacciones e identificar como actúan los componentes inmunológicos de la leche materna. Así como esclarecer qué factores ambientales pueden afectar al correcto desarrollo del sistema de defensa de los bebés. Los investigadores coinciden en que aún les queda un largo camino para descubrir el completo potencial de la lactancia.

Lactancia como defensa frente a las alergias

Una de las ramas de investigación vigentes con más fuerza dentro del estudio del sistema inmune del bebé es aquella que trata de identificar el papel de la leche materna en la protección frente a las alergias. Hasta el momento se conoce el potencial de la leche materna para prevenir las alergias, pero no su mecanismo de acción. Dado que las enfermedades alérgicas son las afecciones crónicas más comunes entre los niños de diversos países, Daniel Munblit, profesor asociado de la Universidad Estatal de Medicina de Moscú Sechenov (Rusia), insistió durante el simposio en la importancia de ampliar la investigación en este campo, estudiando la interrelación entre los diferentes componentes de la leche materna implicados.

Según el experto, el objetivo es estudiar un gran conjunto de biomarcadores en lugar de pequeños grupos o cada uno de forma independiente. Debido a la alta concentración de posibles moléculas con actividad inmunológica en la leche materna, el estudio de un limitado rango de componentes daría lugar a resultados contradictorios o erróneos. «Los componentes de la leche materna establecen continuamente relaciones simbióticas, trabajando juntos, o antagónicas, anulando los efectos del contrario. Son estas intrincadas interacciones, que estamos cerca de descubrir, las que juegan un papel clave en la capacidad de la lactancia de proteger a los recién nacidos frente a las alergias».

Actualmente, la investigación del doctor Munblit está centrada en una revisión sistemática de todos los estudios previos sobre cómo influye la leche materna en el funcionamiento y refuerzo del sistema inmune de los recién nacidos. El siguiente paso sería trasladar el conocimiento de su mecanismo a prácticas clínicas que mejoren la salud de los neonatos.

A mayor protección, mayor beneficio económico

Con estos nuevos datos sobre la mesa, los investigadores han hecho hincapié en que un bebé que no tome leche materna estará más expuesto a infecciones y enfermedades, tanto de niño como en la edad adulta. Esto supondrá un aumento de los costes sanitarios que tienen que asumir los Sistemas Nacionales de Salud para el tratamiento de dolencias graves como enfermedades respiratorias, sepsis o enterocolitis necrosante (NEC). Por ello, el doctor Subhash Pokhrel de la Universidad Brunel de Londres (Reino Unido) ha remarcado durante su ponencia en el simposio la importancia de animar a las madres a prolongar la lactancia al menos hasta los 6 meses para reducir los costes en salud pública.

Su investigación está centrada en calcular el retorno de la inversión que tendrían los gobiernos y centros de salud si se realizara una mayor inversión en la promoción de la lactancia. Concretamente, en Reino Unido, se ha cuantificado que, si el 80% de las madres dieran el pecho a sus hijos durante al menos 6 meses, el sistema sanitario se ahorraría 40 millones de libras anuales. Este ahorro no procedería solamente de la prevención de enfermedades infantiles, sino que la investigación también ha tenido en cuenta la posible reducción de casos de cáncer de pecho gracias a los beneficios de la leche materna también para las madres.

«Sabemos con certeza que, en los países desarrollados, 8 de cada 10 mujeres inician la lactancia tras el parto. El problema es que la abandona entre 1 y 6 semanas después. En Reino Unido solo un 1% de las madres mantienen la lactancia durante 6 meses» expuso el doctor Pokhrel. Prolongar la lactancia permitiría al sistema sanitario dedicar un mayor presupuesto a la resolución de otros problemas emergentes. «Se trata además de un objetivo realizable, basta con apoyar a las madres desde el momento del parto y ayudarlas a comprender las ventajas de dar el pecho para ellas y para sus hijos».

El peso de la investigación en bebés prematuros

A lo largo del simposio también ha cobrado gran importancia la investigación en torno a la salud más frágil de los bebés prematuros y el papel de la leche materna en el completo desarrollo de su organismo. El doctor Daniel Klotz de la universidad de Freiburg en Alemania ha insistido en la importancia de implicar al personal de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) en la lactancia de las madres, facilitando la alimentación de los niños pretérmino con leche materna. Esta postura se ve reforzada por recientes estudios que demuestran el fuerte potencial del calostro en la prevención de enfermedades crónicas.

A su vez, la doctora Janet Berrington de la Universidad Brunel de Londres ha remarcado la importancia que tiene la nutrición de los bebés prematuros al impactar directamente sobre el riesgo de infecciones, el posible desarrollo de enfermedades crónicas, intolerancias alimenticias, así como en el desarrollo de problemas posteriores, como obesidad o asma. En base a ello expuso la importancia de compatibilizar en las UCIN la leche de la propia madre con la alimentación enteral.

 

Fuente: ABC España

Publicado en Lactancia materna | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El ejercicio físico podría ayudar a evitar cesáreas

Una investigación de la Universidad de Granada (UGR) ha concluido que las mujeres más sedentarias durante el segundo trimestre del embarazo son más propensas a dar a luz por cesárea. Se desprende de este estudio que aquellas que realizan ejercicio de cualquier intensidad tienen más partos vaginales.

Según informa Europa Press, las investigadoras han asegurado que los bebés de madres con actividad física durante el embarazo «presentaron mejores niveles de saturación de oxígeno y menor acidez en la arteria del cordón umbilical». Esto podría indicar un «funcionamiento óptimo» de la placenta y de los mecanismo compensatorios del feto.

La investigación de la universidad granadina ha sido publicada en la revista «Scandinavian Journal of Medicine and Science in Sports». El estudio pretendía analizar la relación entre el sedentarismo o la actividad física de la gestante y su influencia en el parto. La cantidad de oxígeno que hay en sangre sirve a los médicos para conocer cómo funciona el aparato respiratorio de los niños. Las lesiones de nacimiento relacionadas con la privación fetal de oxígeno son siempre complicadas y peligrosas.

Para este estudio han contado con 94 mujeres con una media de edad de 33 años. Estas madres se sometieron a un estudio prospectivo longitudinal (que se diseña y comienza a realizarse en el presente, aunque los datos se analizan en el futuro). En el proceso, los investigadores colocaron a las participantes «acelerómetros alrededor de la cadera durante nueve días consecutivos».

La autora principal de este trabajo, Laura Baena García, ha asegurado que «el mayor hallazgo del presenter estudio es que los bebés de madres más sedentarias tuvieron mayores concentraciones de dióxido de carbono y por tanto un pH más ácido, tanto en arteria como en vena umbilicales».

Ahora, según las investigadoras, es necesario hacer estudios adicionales para contrastar esta hipótesis.

Más cesáreas de las recomendadas

La Organización Mundial de la Salud establece el porcentaje recomendado para los nacimientos por cesárea. Según este organismoesta práctica sólo está justificada entre el 15% y el 20% de los partos. A pesar de esto, el estudio de la Universidad de Granada confirma que más del 24% de los nacimientos en este estudio se produjeron por cesárea. La OMS informa que esta práctica sólo es eficaz cuando se trata de salvar la vida de la madre y del neonato.

La Organización Mundial de la Salud propuso en 2015 que los sanitarios utilizasen el sistema de clasificación Robson. Éste pretende ser un estándar global para evaluar y comparar las tasas de cesárea, y hacer un seguimiento de estas intervenciones en los centros sanitarios. El sistema clasifica cada mujer en una de diez categorías. Las mismas surgen a partir de cinco características básicas que constan en casi todas las maternidades: paridad, comienzo del trabajo de parto (espontáneo, inducido o cesárea antes del comienzo del trabajo de parto), edad gestacional, presentación fetal (cefálica o podálica) y situación transversa y cantidad de fetos (único o múltiple).

Fuente: ABC Familia

Publicado en Maternidad | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Los primeros dientes del bebé: señales, molestias e higiene

¿Molesto, irritable y con ganas de morder? Si así está tu hijo quedate tranquila que son los síntomas más comunes ante la aparición de los primeros dientes.

«Alrededor de los 6 meses suelen comenzar a salir los dientes, por eso las mamás y los papás tienen que estar preparados para contener a los bebés», explica la pediatra Nora Zonis, y comenta que pueden salir de a uno o varios al mismo tiempo.

«Desde los 6 hasta los 12 meses salen todos los incisivos (inferiores y superiores). Entre los 12 y los 18 los primeros molares, y luego los caninos«, aclara.

Síntomas

Según la médica, los más comunes que suelen aparecer son:
• Encías inflamadas.
• Dolor en el lugar donde sale el diente.
• Aumento de la saliva (este babeo puede irritar la piel de la carita).
• Ganas de morder (¡tené a mano siempre los mordillos!).
• Alteraciones en el apetito. Puede ser que quiera comer más para poder morder algo, o al contrario, estar inapetente por la molestia.

Muchos mimos

No hay recetas que calmen el dolor de los niños ante la aparición de los dientes, pero como mamás sabemos que con mimos muchas nanas se curan.

Igualmente, la especialista aconseja ofrecerle a nuestro hijo cosas blandas y frías de manera que puedan masticar y así calmar la inflamación.

Podemos ofrecerle el mordillo (muchos vienen ya directo para colocar en el freezer) o algún alimento duro y fresco como puede ser la manzana. Otra recomendación –en el caso de mucho malestar– es algún analgésico, pero siempre recetado por su pediatra.

Dientes limpios

Cuando aparecen los dientitos, después de cada comida hay que limpiarlos con un cepillo especial de goma o de silicona, siempre con el cabezal pequeño.

Si te estás preguntando cuándo incorporar la pasta de dientes, ¡tranquila! hasta los 3 años no es necesario.

Dudas y curiosidades

¿Sabías que los dientes de los bebés comienzan a desarrollarse mientras están en la panza? Durante los 9 meses se preparan las bases para lo que serán los dientes de leche.

¿Es cierto que la dentición provoca fiebre? Según la profesional, no hay evidencia científica que relacione la aparición de los dientes con altas temperaturas, por eso recomienda ante cualquier síntoma no tradicional consultar al médico.

Por Gloria Kaspar / Asesoró: Dra. Nora Zonis, pediatra de / Swiss Medical Center, M.N. 117.822.

Fuente: Infobae – Para Ti Mamá

Publicado en Cuidado del niño | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Claves para reconocer síntomas y prevenir la bronquiolitis en los bebés

La bronquiolitis es una enfermedad de las vías aéreas superiores que afecta mayoritariamente a niños de hasta 2 años. Los menores de 6 meses son los más susceptibles y los menores de 3 meses pueden presentar mayor severidad.

Para prevenir la bronquiolitis no existe una vacuna, por eso es muy importante evitar la exposición de al virus, especialmente de los grupos más vulnerables: los prematuros de bajo peso, con afecciones pulmonares y los niños con cardiopatías congénitas, que tienen un riesgo 4 a 5 veces superior de internación por esta infección respiratoria respecto de los niños sanos.

Medidas de prevención a tener en cuenta:

  • Impulsar y mantener la lactancia materna.
  • Lavarse las manos.
  • Evitar la contaminación ambiental con humo (ya sea humo de cigarrillo u otros).
  • Evitar el hacinamiento.
  • Concurrir a los controles rutinarios.
  • Cumplir el calendario nacional de vacunación y con las vacunas que determine el pediatra, tanto para el bebé como para quienes conviven con él.
  • Solo para los más vulnerables: cumplir con el esquema completo de inmunización pasiva. La Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) recomienda, teniendo en cuenta las semanas de circulación viral, iniciar la profilaxis durante el mes de abril, con una aplicación mensual de hasta un máximo de 5 dosis. Esta inmunización actúa como un “escudo” para la protección de esta población vulnerable y está incluida en la “Estrategia Integral de Prevención de Infecciones Respiratorias en prematuros de alto riesgo” del Ministerio de Salud de la Nación.

Principales síntomas:

  • Mucosidad nasal
  • Tos, catarro
  • La respiración se hace más rápida (taquipnea) y aumenta la tos.
  • Tiene la respiración ruidosa con silbidos (sibilancias).
  • El niño se agita fácilmente.
  • Al respirar se le hunden las costillas.
  • Tiene dificultad para alimentarse o para conciliar el sueño.
  • Tiene la piel azulada o muy pálida.
  • Tiene fiebre, con temperatura mayor a 38°C.

Por el doctor Guillermo Colantonio, médico Pediatra y Neonatólogo. Jefe de neonatología del Sanatorio Finochietto.

Fuente: Clarín 

Publicado en Información médica infantil | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Beneficios de la lactancia materna tras los seis meses

La lactancia materna aporta numerosos beneficios y nutrientes a los bebés en sus primeros meses de vida y en su posterior crecimiento; sin embargo, en numerosas ocasiones las madres se preguntan cuánto tiempo deben prolongar dar el pecho al bebé o si la lactancia sigue siendo importante superados los seis primeros meses de vida.

Medela, compañía suiza con más de 50 años de experiencia centrando sus esfuerzos en comprender las necesidades de las madres y el comportamiento de los bebés, explica los beneficios adicionales que ofrece el mantenimiento de la lactancia materna para la salud actual y futura, tanto de los bebés como de las madres.

Aunque los componentes de la leche materna se adaptan a las necesidades y etapas de desarrollo y crecimiento de cada niño, a partir de los seis meses el bebé necesitará ingerir alimentos sólidos para obtener las proteínas y nutrientes –como el hierro o las vitaminas B y D– que no puede conseguir a través de la leche materna o de sus propias reservas. No obstante, seguirá recibiendo el 93% de sus calorías de la leche materna.

A pesar de que las tomas se irán reduciendo gradualmente con la progresiva ingesta de alimentos sólidos y el aumento de la edad del bebé, entre los 9 y los 12 meses de edad el lactante puede seguir tomando unos 500 ml diarios, una cantidad que proporciona, aproximadamente, la mitad de su ingesta calórica diaria. Además, a los 18 meses, la leche seguirá suponiendo el 29% de las calorías y nutrientes necesarios.

En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda dar el pecho durante dos años, pues la prolongación de la lactancia, junto a otros factores, tiene un impacto positivo en la salud actual y futura de los bebés y las madres.

Beneficios de la prolongación de la lactancia

Las proteínas y nutrientes que contiene en las distintas etapas proporcionan los pilares de la salud de una persona a lo largo de su vida y contribuirán a reducir las probabilidades de padecer enfermedades durante la infancia y la edad adulta, ayudándole a recuperarse de un modo más rápido. Sin embargo, los beneficios de prolongar la lactancia materna son muchos más para el bebé:

Protección frente a cánceres infantiles, infecciones y otras enfermedades

La lactancia prolongada durante más de seis meses protege al bebé contra diversos tipos de cáncer infantil, tales como la leucemia linfocítica aguda y el linfoma de Hodgkin. Además, a largo plazo se reducen las probabilidades de desarrollar diabetes de tipo 1 y 2, obesidad, problemas oculares y dentales (favoreciendo que tenga una dentadura más recta).

Refuerzo del sistema inmunitario

Entre sus numerosos componentes, la leche materna contiene moléculas que estimulan el desarrollo y refuerzo del sistema inmunitario del bebé; una toma le ayudará en distintos aspectos, como en la aparición de sus primeros dientes y en los golpes y los rasguños que pueda sufrir.

No obstante, a medida que el bebé crezca y empiece a interactuar con otros niños y a experimentar cientos de nuevas cosas cada día, la lactancia materna será especialmente beneficiosa porque contribuye a que el bebé sufra menos diarreas y náuseas, gastroenteritis, gripes y resfriados, candidiasis e infecciones en los oídos, la garganta y los pulmones.

Impacto positivo en la salud mental

A corto plazo, tomar el pecho tendrá un efecto relajante y tranquilizante, pues la leche materna actúa como calmante natural si el bebé está enfermo, alterado o cansado, por lo que este efecto no debe subestimarse. De hecho, existen estudios que demuestran que la lactancia materna reduce el llanto y aporta alivio frente a las vacunas.

A largo plazo, la lactancia materna se asocia a un menor número de problemas de comportamiento en los niños en edad escolar20 y también a una mejora en la salud mental de los niños y adolescentes21. Además, la lactancia tiene un impacto positivo en el cociente intelectual (CI), pues distintos estudios e investigaciones demostraron una ventaja de tres puntos en el CI de los niños alimentados con leche materna frente a los que no la tomaron.

Más allá de los beneficios para el bebé

Sin embargo, la lactancia después de los seis meses también aporta numerosos beneficios a las madres.

Reduce el riesgo de desarrollar enfermedades

Prolongar la lactancia contribuye a reducir el riesgo de que la madre desarrolle distintas enfermedades en el futuro, entre ellas, cardiopatías, accidentes cerebrovasculares, diabetes de tipo 2 o cáncer de ovarios, de útero y de mama.

En este sentido, cabe señalar que el riesgo de padecer cáncer de mama se reduce un 4,3% por cada año que la madre produce leche. Aunque todavía se desconoce la razón exacta, ello puede deberse a que la producción de leche reduce la frecuencia de ovulación o también debido a que el proceso de lactancia modifica y restaura las células mamarias, contribuyendo a que regresen al estado natural.

Por otra parte, y aunque se desconoce a qué es debido, dar el pecho también contribuye a que se reduzca en más de un tercio el riesgo de padecer cáncer de ovario. Además, la lactancia reduce en un 32% el riesgo de que el bebé desarrolle esta enfermedad en fases posteriores de su vida.

Reduce el estrés y tiene efecto antidepresivo

La oxitocina –también conocida como la «hormona del amor» o la «hormona de las caricias»– se libera cada vez que el bebé succiona el pezón durante una toma y tiene un efecto antidepresivo para las madres.

En este sentido, mientras el bebé siga tomando el pecho, las madres se sentirán más calmadas y presentarán unos niveles más bajos de cortisol, la «hormona del estrés». Además, la lactancia también influye en que las madres presenten una presión arterial más baja y en que aumente su umbral de dolor.

Facilita la vuelta a la rutina

Transcurridos los primeros seis meses de vida del bebé, en los que tanto la madre como el lactante han cogido práctica la lactancia, las tomas permiten alimentar a los bebés en horarios que se ajusten más a la rutina de las madres, como por ejemplo, antes del trabajo o antes de acostarse.

Mantener la lactancia no solo es un modo de conservar el importante vínculo creado entre la madre y el bebé; también facilitará la vuelta de las madres a la rutina y ayudará a que ambos vuelvan a conectar tras pasar un tiempo separados. Además, existen extractores de leche que permiten que el bebé pueda seguir disfrutando de todas las ventajas y beneficios que ofrece la misma.

Finalmente, cabe señalar que el impacto de una buena nutrición en los primeros meses de vida del bebé no solo puede tener efectos en su salud, también pueden trascender a futuras generaciones.

Fuente: ABC Familia

Publicado en Lactancia materna | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

¿Qué necesitan las nuevas familias? Manual de instrucciones para el entorno de una puérpera

Julia Gentile es doula y docente en el ACADP (Asociación Argentina de Puericultura), y en su transitar por distintos hogares observó errores y aciertos en los intentos de ayudar a las mamás, papás y sus pequeños.

En mi rol de doula suelo meterme de lleno en las dinámicas familiares y muchas veces me encuentro con que el entorno de la pareja o mujer que acaba de convertirse en familia, no sabe cómo asistir.

Abunda un gran deseo por conocer al bebé, tenerlo a upa, hacer un vínculo con él. Pero en esta danza adultocéntrica solemos olvidarnos de las verdaderas necesidades de un bebé recién nacido y de una mujer puérpera reciente.

El bebé necesita un ser regulador. Esa persona suele ser la mamá, quien a la vez necesita ser maternada y regulada de la misma manera en la que ella está maternando a su bebé. Este papel lo cubre pareja y entorno cercano.

¿Qué puedo hacer si soy entorno?

Procurar que la nueva familia tenga espacio e intimidad. Los primero días y semanas post nacimiento son cruciales. Es importante recuperarse del parto, descansar, comer, dar espacio y tiempo para que la bajada de la leche ocurra, seguir de cerca al bebé y sus tomas, alimentarse y nada más. Son días de supervivencia.

Hay razones fisiológicas por las cuáles este proceso de adaptación debe ocurrir en ese momento y sin interrupciones. Y es justo cuando la pareja tiene su pequeña, casi inexistente, licencia en el trabajo.

Muy a menudo, muy pronto, mamá y bebé pasan muchas horas del día sin ayuda. Entonces, ¿qué hacer? Armar una red de ayuda. Cuando tenemos un bebé pequeño necesitamos que otra persona:

  • Se ocupe de los quehaceres domésticos. En lugar de «dame al bebé así podés planchar», digamos «¿qué te plancho/lavo/barro?»
  • Traiga comida. Fácil de calentar, sana y lista para comer con una sola mano.
  • Se ocupe de ir a hacer las compras. Recuerdo un día fatal de mi puerperio en el que lloré porque no pude (en todo el día), cruzarme a la verdulería a comprar bananas. Esto no es exagerado, es puerperio y se vive así, intenso y sin consuelo.
  • Mire a la mamá. Todos miran al bebé. El puerperio es de una gran soledad. La mamá necesita que la maternen, la abracen, le pregunten qué necesita. Que la dejen dormir si el bebé se durmió.

Necesitamos, además

  • Visitas cortas, efectivas, donde nunca, jamás de los jamases nadie ponga en jaque nuestra forma de maternar. Si querés saber (porque realmente te importa) porqué ella toma ciertas decisiones respecto de su bebé, preguntá. Pero nunca juzgues ni digas «vos lo que tenés que hacer es…». Maternar no es fácil pero las mujeres conectadas con su cría van a satisfacer las necesidades de la cría. Sostener eso sin el apoyo y con el juicio del entorno es muy difícil. Sé un entorno regulador, no hostil.
  • Necesitamos escucha activa y amorosa.
  • Necesitamos tribu. La mejor compañía para una mujer puérpera es otra mujer puérpera.
  • Necesitamos que se reconozca nuestra labor. Estar con un bebé pequeño todo el día es agotador y más difícil que ser CEO de una empresa, pero pasa invisible y todos lo dan por sentado.

La manera de cuidar al bebé al comienzo, es a través de sus seres maternantes. Poco a poco, bebé va creciendo y llega el momento de tenerlo a upa, jugar con él, hacer un vínculo directo. Mientras, cuidemos a la familia con el mismo amor y la misma entrega como quisiéramos cuidar del bebé.

Por Julia Gentile (36) es mamá de Sofía, de 7 años. Es gastronómica devenida en doula y profesora de yoga. Da, junto con Melina Bronfman, el curso de preparación para parejas gestantes Materpater. Es docente de ACADP y da clases de yoga para adultos, mujeres embarazadas y mamás con bebés. Facebook: @doulayoga.

Fuente: Clarín – Entremujeres

Publicado en Maternidad | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Tranquilos y atentos: ejercicios de respiración para calmar a chicos inquietos

Cuando un niño es inquieto se trata de una cuestión de acumulación de energía, algo que es perfectamente natural a la edad infantil. Aunque con facilidad puede fatigar a quienes lo rodean, es importante permitirle que se mueva y se exprese. Pero cuando este tipo de comportamiento se prolonga demasiado tiempo o se presenta en momentos inapropiados, puede ser útil aprender técnicas y estrategias que nos enseñen cómo calmar a un niño inquieto.

Las causas de la agitación en los niños pueden ser numerosas. Algunas de ellas son:

– La dieta. En algunos niños, alimentos como el gluten, los huevos y la leche, pueden causarles una reacción alérgica que genera la liberación de anticuerpos que interrumpen el funcionamiento de neurotransmisores químicos como la dopamina, cuya función es estimular las regiones cerebrales de atención, el sentido de organización y el control del movimiento.

– La tecnología. Es posible que el mayor uso de computadoras, teléfonos móviles y videojuegos por parte de los niños a expensas de reducir el contacto con la naturaleza, explique el estrés de su comportamiento.

– Cambio de ambiente. Un cambio significativo en la escuela o en el hogar, o no sentirse a gusto en un nuevo ambiente, pueden ser motivos de irritación en un niño, y como el pequeño no sabe cómo canalizar ese sentimiento, puede experimentar ansiedad o inseguridad, que finalmente lo manifiesta en su comportamiento.

¿Cómo ayudar a un niño a estar más tranquilo?

El contexto familiar y el entorno inmediato pueden no ser propicios para la calma. Por lo tanto, implementar rutinas podría brindarle estabilidad física y emocional. Algunas que se pueden implementar son:

– Promover un sueño tranquilo. Un niño en edad escolar debe dormir por lo menos de 10 a 11 horas por noche. Por lo tanto, tratemos de crear una rutina estable que promueva el sueño.

– Vigilar su alimentación. Asegurate de que se esté alimentando lo suficientemente bien. Todas las comidas, incluso la merienda, son especialmente importantes para su concentración.

– Estimular su actividad física. Un niño debe tener al menos 60 minutos de actividad física al día. Salí a pasear, jugá en el parque o practicá un juego de pelota con él. Animálos a practicar deportes (promueven el autocontrol y la concentración).

– Disminuir el uso de pantallas. Evitá el uso excesivo de computadoras, dispositivos móviles (tablets y teléfonos) y la televisión antes de ir a la cama.

– Ayudarlo a expresar sus emociones. Ayudá a tu hijo a expresarse e identificar sus emociones. Cuando le leas un cuento, preguntale acerca de las emociones que experimentan los personajes o cómo se habría sentido en esa situación.

– Practicar con él ejercicios de respiración. Una sesión de yoga para niños puede ofrecer ejercicios muy suaves de respiración que resulten divertidos.

El beneficio de los ejercicios de respiración es que logrará desarrollar habilidades y conocimientos útiles para conocer mejor su cuerpo, respetarlo y mantenerlo saludable, al mismo tiempo que aprende cómo canalizar sus energías y sus emociones.

Estos ejercicios se pueden llevar a cabo en la tarde, cuando más activo está el pequeño, o antes de dormir.

Ejercicio de respiración 1

Respiración de las olas

Como idea práctica, la coordinadora de la Asociación Civil «Programa Yoga en la Escuela», y formadora de instructores de Yoga para Niños, Cecilia Carrano, nos propone que, para practicar un ejercicio de respiración con un niño inquieto, primero lo invitemos a hacer un juego.

Hay que sentarse muy quietos, cerrar los ojos e imaginar que estamos en una roca en la playa, mirando el atardecer. El cielo está lleno de colores y si nos concentramos mucho podemos sentir el aroma salado del mar. Vemos un delfín que se asoma en el agua y nos saluda, y gaviotas danzando en el horizonte. Sonreímos y escuchamos el mar.

Ahora sí, con la atención plena, es posible comenzar con el ejercicio:

Sentados cómodamente, nos tapamos los oídos con los dedos o ahuecamos las palmas tapando las orejas y escuchamos el sonido de la respiración. Llenamos la panza de aire al inhalar, y al exhalar la desinflamos por completo. Cuando lo hacemos, podemos sentir cómo suena igual que las olas del mar. Cuando inhalamos, las olas se acercan y cuando exhalamos las olas se alejan de nuevo hacia el océano.

Éste es un gran ejercicio para hacer con los niños y niñas antes de ir a dormir, o en una clase de Yoga, en el momento previo a la relajación.

Ejercicio de respiración 2

Este ejercicio es ideal para hacer antes de dormir o cuando nuestra mente está demasiado alborotada.

Se trata de invitar al niño a pedirle ayuda a alguien que está siempre cuidándolo, aunque no siempre la veamos o le prestemos atención: la amiga luna.

En este ejercicio, vamos a pedirle que nos envíe un poquito de su calma para serenar nuestros pensamientos.

Para eso, nos sentamos cómodamente en el suelo, en la cama o sobre un almohadón. Con el dedo índice tapamos la fosa nasal derecha, y vamos a jugar a respirar solamente por la fosa nasal izquierda.

Al principio la respiración puede estar agitada, pero a medida que vamos practicando seguramente se va a volver más larga y menos entrecortada.

Mientras respiramos solamente por el lado izquierdo nos imaginamos una luna llena hermosa en el entrecejo. Y podemos pintar el aire de un color imaginario, preferentemente un color frío como el azul.

Seguimos respirando. Por el lado izquierdo, el aire azul y frío entra en nuestro cuerpo y nos ayuda a sentirnos más tranquilos.

Cuanto más lentas sean la inspiración y la exhalación, más claridad y calma habrá en los pensamientos y el corazón del niño con quien practiquemos.

Beneficios del Yoga para los chicos

“Con la práctica, los niños se van apropiando de estas herramientas y las tienen a mano para utilizarlas siempre que las necesiten: cuando están nerviosos o se sienten inquietos o preocupados”, señala Cecilia.

A nivel físico y mental, el niño puede adquirir además muchos otros beneficios si practica posturas, respiración o meditación bajo el concepto de yoga, como:

● Desarrollar flexibilidad, fuerza y equilibrio

● Adquirir coordinación motora

● Desarrollar la consciencia

● Ganar agilidad

● Mejorar el sueño

● Mantener un peso saludable

● Mejorar el nivel de concentración

● Desarrollar la creatividad y la inteligencia

 

Fuente: Clarín Entremujeres

Publicado en Consejos para padres | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Bebés: claves para empezar a incorporar alimentos sólidos

«No sé si ya puedo empezar a darle de comer». «Me da lástima sentarme en la mesa y que nos mire». «¿Él me va a dar la pauta de que llegó la hora?». Estas y muchas otras preguntas se empiezan a hacer las mamás y los papás cuando sus hijos rondan los cinco meses.

El Dr. Abel Monk, pediatra, asegura: «Es el mismo bebé el que va a indicar cuál es el momento para incluir sólidos en su alimentación. Esto será, aproximadamente, a partir de los seis meses de vida y por medio de señales. Mostrará interés por lo que comen los demás, si se le da un alimento para probar tendrá la posibilidad de aceptarlo o no y hasta puede ser que quiera alimentarse solo».

A su tiempo

Una vez que un bebé comienza a emitir las señales básicas de que quiere comer nuevos alimentos, habrá que tener en cuenta, como indica el pediatra, que lo ideal es hacerle probar de a uno por vez, para que no confunda los sabores.

«Generalmente, en bebés que empiezan a comer sólidos poco antes de los seis meses, se sugiere comenzar por los blandos y triturados, como el puré de zapallo y zanahoria o cereales sin TACC (libres de trigo, avena, cebada y centeno) por que pueden producir alergias. Ya a partir de los seis meses no suele haber inconveniente con ninguno de estos», manifiesta el Dr. Monk.

Recomienda además agregarle a estas primeras papillas aceite o leche materna para nutrirlo lo suficiente.

Variedad

Cuando ya tienen seis meses, además de incorporar los cereales con TACC, como por ejemplo la sémola, también se puede optar por nuevas verduras como zapallito, papa, batata y acelga, recomienda el especialista. En tanto, a los siete meses se le puede dar carne vacuna y de ave, claro que siempre bien trituradas y perfectamente cocidas.

En el séptimo mes también se puede ir incorporando pescado, huevo –primero la yema y luego la clara, porque puede causar alergia–, legumbres pisadas y queso. Además, aclara el pediatra, es muy probable que el bebé necesite tomar más agua que la habitual y esto porque los alimentos tienen una cuota de sal natural. Lo ideal es que el agua haya sido previamente hervida.

¡Moderación!

El Dr. Monk advierte sobre la necesidad de evitar algunos condimentos y aditivos como la sal y el azúcar, en exceso. En cuanto a las gaseosas, algo que piden la mayoría de los chicos, el pediatra recomienda que se eviten porque quitan el hambre, perturban la absorción del calcio y del hierro y además facilitan las caries.

Lo mismo sucede con infusiones como el mate y los jugos artificiales. Además desaconseja el consumo de postrecitos que pueden causar acostumbramiento a lo dulce y provocar el rechazo a las frutas al natural, que son un mejor postre. «La idea es que el bebé consuma alimentos naturales y poco elaborados, al menos durante el primer año de vida», sostiene el pediatra.

Todo un aprendizaje

El proceso de incorporación de alimentos sólidos es tan importante como cualquier otro vinculado al crecimiento de los chicos. Es un verdadero aprendizaje. Por eso, hay cuestiones a tener en cuenta al momento de acostumbrar a los chicos a comer de todo en esta nueva etapa.

El Dr. Monk dice que hay que adecuar el tamaño de las porciones al tamaño de los chicos: no ofrecerles el mismo volumen que a un adulto y adaptar el tamaño del tenedor, del vaso y del plato a sus necesidades. «La incorporación temprana de hábitos adecuados es la mejor manera de prevenir el sobrepeso, entre otras cosas«, sostiene el especialista, quien también asegura que es primordial que cuando se come el ambiente sea armónico, sin interferencia de televisión y juguetes.

Como parte del aprendizaje, el tacto también entra en juego. El pediatra asegura que hay que permitirle al bebé tocar la comida para así conocerla y entender que necesita tiempo y que el proceso estará marcado por su interés, maduración y apetencias. «No sirven las comparaciones con cómo se alimentan otros chicos. El tiempo que dure la adaptación a la comida dependerá de cada uno«, sostiene el Dr. Monk y asegura que será una buena oportunidad para fortalecer la conexión entre madre e hijo.

Por Paula Labonia / Asesoró: Dr. Abel Monk, pediatra.

 

Fuente: Infobae – Para Tí Mujer

Publicado en Alimentación | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Así tenés que contar los cuentos para que tus hijos sean más listos

Seguro que de pequeño te contaron alguna historia o cuento que todavía guardas en tu memoria. ‘Pedro y el lobo’, ‘Los tres cerditos’ o ‘Caperucita Roja’ son algunos ejemplos de pequeñas historias cargadas de significado, que todos hemos escuchado durante nuestra infancia. El llamado Storytelling, o en castellano narración de historias, nunca pasa de moda y es que se trata de una poderosa arma educativa para el desarrollo de las competencias intelectuales y emocionales de los más pequeños. De hecho, este ha sido uno de los temas más destacados durante el I Symposium Internacional de Innovación Educativa celebrado por la Fundación CINNED.

«Desde un punto de vista emocional, las historias o cuentos nos permiten inculcar en los niños valores y principios con el apoyo de ejemplos claros, les ayuda a entender mejor el comportamiento, les ofrece herramientas para la resolución de conflictos y favorece un mayor nivel de consciencia y autoconocimiento», señala Ana Herrero, psicóloga y coordinadora del departamento de Orientación del grupo Brains International Schools. «Además, la técnica del storytelling no solo contempla la narración de historia a los más pequeños, sino que podemos trabajar con ellos en la creación sus propias historias», añade la psicóloga infantil.

5 beneficios de leer y crear cuentos con ellos

Mejora de la comprensión: ya sea a través de la lectura o mediante la escucha de cuentos, uno de los aspectos más importantes a trabajar con los niños es su capacidad de percibir las cosas y hacerse una idea clara sobre ellas. Tras la lectura del cuento es recomendable formularles preguntas para comprobar si han entendido la historia.

Mejora de la capacidad de análisis: si la comprensión nos permite hacernos una idea de lo que está sucediendo, la capacidad de análisis nos permite dar respuesta al porqué de las acciones. De la misma manera que en el anterior apartado, siempre podemos analizar el cuento con los niños.

Mejora de la capacidad de síntesis: esta es una de las habilidades más importantes en el éxito académico y laboral de los estudiantes. Las historias permiten empezar a desechar y seleccionar los acontecimientos realmente importantes que han tenido lugar en el cuento.

Incremento de la creatividad: escuchar historias nos obliga a utilizar nuestra imaginación para dibujar imágenes mentales de personajes, entornos y sucesos. ¿Y por qué no atreverse a crear nuestros propios cuentos? De esta forma, serán los niños quienes con su imaginación creen sus propios relatos desde cero.

Mejora sus competencias lingüísticas: la narración de los cuentos les permite conocer nuevas palabras y ampliar su vocabulario. Crear historias les permite utilizar estructuras gramaticales en un contexto determinado. Además, la mejora de las competencias lingüísticas no tiene por qué referirse al idioma materno, también puede hacerlo respecto a un segundo idioma como puede ser el inglés.

«A todos nos gusta que nos cuenten historias, incluso a los más mayores. De todo relato real, verosímil o fantástico se puede obtener una moraleja o aprendizaje que podemos utilizar a lo largo de nuestra vida. Los cuentos nos han acompañado a través de la historia oral por su gran valor pedagógico», concluye Ana Herrero.

 

Fuente: ABC Familia

Publicado en Estimulación temprana | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario