¿Cómo tratar la constipación infantil?

constipacion_infantil_tratamiento_puerto_crianzaA veces, los niños evitan ir al baño porque no quieren interrumpir un juego o porque no si no están en sus casas, no se sienten cómodos. Pero ignorar esa urgencia puede aumentar el estreñimiento. Además, los médicos indican que existe un aumento en la frecuencia de la constipación en niños en los últimos años que podría relacionarse, entre otros factores, con un menor consumo de fibra en la dieta y una vida más sedentaria.

¿Qué es la constipación? Es una condición que se refiere a la disminución en la frecuencia de las deposiciones y/o evacuación dolorosa de heces duras o voluminosas.

¿Cuáles son los síntomas? Los síntomas no suelen ser manifestaciones clínicas, por lo cual es más difícil descubrirlos. Pueden existir en ciertas oportunidades flatulencias y distensión abdominal acompañada a veces de dolores cólicos, irritabilidad, incontinencia y falta de apetito.

¿Existe algún momento donde se incremente la posibilidad de la constipación infantil? La prevalencia de la constipación varía con la edad, con más incidencia entre los dos y cuatro años. Existen tres periodos fundamentales que pueden influir: el cambio de lactancia materna a fórmula adaptada, la introducción de alimentos sólidos a la dieta y, por último, la retirada del pañal y consecuente incorporación a la vida escolar.

¿Cuál es la frecuencia normal al ir al baño? Es un dato que no se puede precisar porque es muy variable. Por ejemplo: en el lactante alimentado a pecho puede darse un promedio de 4 por día; a  los 2 años, 2 deposiciones; a los 4 años 1 deposición diaria y en niños mayores puede variar desde 3 veces por día a 3 veces por semana.

¿Cómo ayudar a los niños en esta situación? Una buena idea es brindarles una dieta adecuada para evitar la constipación, que sea rica en fibras con una gran ingesta de líquido, frutas y vegetales. Con prudencia y firmeza se debe incrementar la ingesta de fibras, disminuir los lácteos y agregar, según la edad, salvado mezclado con los alimentos, a razón de dos a cuatro cucharadas por día. Además, es útil entrenar el hábito de defecación y enseñarle a acudir al baño después de cada comida.

Esta entrada fue publicada en Consejos para padres, Información médica infantil y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.