Crianza: dormir con los padres

niños_que_duermen_con_sus_papas_puerto_crianza¿Está bien hacerles un lugar» en la cama de mamá y papá? ¿Es correcto que los niños duerman con sus papás? Y si lo hacen, ¿hasta qué edad deberían hacerlo?

Los que están a favor de que los chicos duerman con los padres dicen que favorece la lactancia y si no lo hacen es por prejuicio. Los que se oponen, en cambio, sostienen que le quita intimidad a la pareja y que deja a la mujer en el rol de madre sin pausa.

Sea como fuere, la mitad de los niños duerme con sus padres. La Encuesta Anual sobre Lactancia Materna, realizada por el Ministerio de Salud bonaerense (con casi 54 mil), reveló que mitad de los niños duerme con sus padres en la cama durante el primer año de vida. Y que casi el 40% lo sigue haciendo hasta los 24 meses. Cifras parecidas coinciden con los registros de expertos en primera infancia.

El médico Antonio Morilla, que pertenece al Programa de Lactancia Materna de ese Ministerio, opina al respecto: «No está mal, no es algo a ocultar. Insistimos en la necesidad de que los chicos sean tocados, abrazados, alzados, mimados. Es fundamental para su desarrollo emocional».

El pediatra Alejandro Jenik del Hospital Italiano, por su parte, indica: «Diversos estudios han demostrado que los bebés no deben dormir en un cuarto diferente al de los padres porque hay mayor riesgo de muerte súbita. Pero al hablar de colecho las opiniones dejan de ser unánimes: algunos lo ven como un factor de prevención y otros creen que es contraproducente. Yo creo que aumenta el riesgo en ciertos casos. Hay que tener la cuna al lado de la cama y acostumbrar al bebé a dormir en ella. Cuando llora, alzarlo, alimentarlo, y devolverlo a la cuna».

A su vez, la licenciada Stella Maris Gulian da su visión: «No es preocupante si ocurre durante los primeros meses o alguna que otra noche, porque la mamá tiene miedo o porque se angustia al dejarlo solo. Pero si se prolonga habría que preguntarse qué pasa con una pareja que ha perdido interés por sus espacios de intimidad, y qué pasa con una mamá que, atrapada por su maternidad, deja de lado su femineidad».

Este tema generó y sigue generando diversos debates entre pediatras, psicólogos y especialistas en crianza y en primera infancia.

Vos, ¿qué pensás?

Esta entrada fue publicada en Consejos para padres y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.