Un poco de autocrítica: algunas malas costumbres de los padres

padres_autocritica_puerto_crianzaNo hay escuelas para padres, nadie enseña cómo ser una buena mamá o un buen papá. El tiempo y la experiencia, como en muchas circunstancias de la vida, ayudan a mejorar y a aprender de los errores para no repetirlos en el futuro.

Y, sean conscientes o no, existen algunas malas costumbres de los padres que impiden una relación fluida con sus hijos. Aquí, algunos casos comunes:

No dar el ejemplo. El típico “haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”. Muchos padres no practican lo que enseñan.

No cumplir con lo que se dice. Esto genera confusión y un doble mensaje. Hay que mantener la palabra.

Retar sin explicar por qué. El imperativo da autoridad, pero es poco didáctico. Los chicos no entienden por qué no pueden hacer determinada cosa o por qué conviene hacer otra actividad. Por ejemplo: “No corras en la calle” y “Por favor, andá despacio por la calle porque hay mucha gente y te podés perder”. La idea del mensaje es la misma, pero es mucho más clara la explicación.

Dar excesivas órdenes. Obligar a un hijo (o a cualquier persona) a realizar determinada actividad genera resistencia. En cambio, en vez de ordenar, se puede sugerir, hacer preguntas o invitar a que los chicos realicen lo que se pretende.

Olvidar los límites. Ni muchos ni pocos, tienen que ser equilibrados: no se debe permitir ni prohibir todo. Lo mismo pasa con abusar del “no”, muchos “no” terminan siendo perjudiciales y aburridos.

Esta entrada fue publicada en Consejos para padres, Paternidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.