La historia de “la peor madre de América”

Lenore Skenazy es considerada “la peor madre de América”, entiéndase por América, Estados Unidos. ¿El motivo? Esta mujer, de profesión periodista, le dio un mapa y dinero y permitió que su hijo de nueve años viajara solo en el subte de Nueva York. Ella se considera una precursora del movimiento Free Range Kids (traducido como “Niños sin barreras”).

Cuando su caso salió a la luz, en 2009, la condena pública no tardó en llegar y recibió ese título, el que ninguna madre quisiera tener. Skenazy no se alarmó ante las críticas y siguió adelante con su método: escribió el libro “Niños sin barreras” y también creó un blog con el mismo título en el que cuestiona la sobreprotección a los hijos y defiende la necesidad de darles libertad para que asuman sus propios riesgos y exploren por sí mismos. Y no sólo eso: hasta dirigió el programa televisivo “La peor mamá del mundo” para el canal Discovery.

peor madre

En una entrevista con un medio español, esta mamá contó su experiencia y cómo se siente al respecto. “La idea de que mi hijo viajara sólo en subte fue de él. Llevaba tiempo pidiéndomelo. Quería que lo llevásemos a un lugar donde nunca hubiera estado y lo dejáramos que encontrase él mismo el camino de vuelta a cada. Fue magnífico. Después, todos nos sentimos contentos y más confiados. Yo confiaba en él y sabíamos que pediría ayuda a alguien si lo necesitaba. Y así fue. Le preguntó a un extraño en qué andén tenía que esperar. ¡Y el extraño no lo secuestró! Lo cierto es que mucha gente equipara extraño a peligroso. Pero la mayoría de las personas están encantadas de ayudar a un niño”, explicó.

“Al principio no podía creer que todo el país, y más tarde el mundo, estuviesen criticando mi forma de educar a mi hijo. Pero luego empecé a pensar en ello como un honor. Ahora incluso tengo un sombrero en el que pone ‘la peor madre de América’”, contó sobre cómo se sintió al ser calificada como “la peor madre”.

Ahora, su hijo tiene ahora 15 años y su mamá reveló: “Le sigue encantando hacer cosas por su cuenta. Los fines de semana coge un autobús y se va a una montaña cercana para pasar el día haciendo snowboard. Es un chico feliz al que le encanta el deporte y estar con sus amigos. Los deberes… no tanto”.

Luego, Skenazy aconsejó a los padres para que se animen a tomar decisiones como las de ella: “Preguntarnos cómo nos sentiríamos si nuestros hijos muriesen es una forma histérica de pensar en las actividades cotidianas, como por ejemplo ir andando al colegio. Es una manera de pensar que nos han inculcado los medios de comunicación, que descubren las historias más tristes y nos las presentan cada hora del día. Después nos dicen que mantengamos a salvo a los hijos, como si tuviésemos que estar pensando todo el tiempo en secuestros y asesinatos. ¡Y lo hacemos! La mejor manera de empezar a combatir este tipo de lavado de cerebro es apagar la televisión”.

“Piensen en su propia infancia. ¿Le dejaban sus padres que jugase fuera en la calle, que trepara a los árboles o que fuese al bosque? Si no cree que sus padres fueran negligentes, entonces puede criar a sus hijos de la misma manera. Piense en los momentos más felices de su infancia, en el momento en que se sintió en la cima del mundo, tan orgullosa, tan feliz. Ese es el fundamento de quien es usted hoy día. ¿Estaba su madre justo a su lado? Probablemente, no. ¿Por qué estamos eliminando las experiencias más educativas, más importantes, para la formación del carácter de las vidas de nuestros hijos?”, cuestiona esta periodista.

Esta entrada fue publicada en Crianza del niño y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.