¿Qué hacen los chicos argentinos en su tiempo libre?

Una interesante serie de investigaciones realizados por Unicef, el Observatorio de la Deuda Social de la Infancia (de la Universidad Católica Argentina) y la Sociedad Argentina de Pediatría, han logrado revelar qué es lo que hacen los niños en su tiempo libre: jugar con la tablet o la computadora, mirar televisión y… casi nada de actividad física o juegos al aire libre.

niños-tiempo-libre

Según la encuesta de Unicef, los niños del interior del país juegan más que los porteños porque lo hacen en la calle o en sus casas y, en cambio, quienes viven en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires no cuenta con el suficiente espacio físico: el 80% de los porteños vive en departamentos y sólo el 20% en casas, mientras que en el interior del país, la proporción es al revés.

La investigación revela que 5 de cada 10 niños de entre 5 y 9 años utilizan su tiempo libre para chatear, navegar por Internet o bajar música y sólo 3 de cada 10 realizan actividad física programada. En tanto, el Observatorio de la Deuda Social de la Infancia de la UCA brindó resultados similares: 6 de cada 10 chicos de entre 5 y 17 años no suelen realizar actividades físicas o deportivas extracurriculares.

Para algunos especialistas esta situación implica un gran problema y el principal causante es la tecnología. Sea por cuestiones de poco tiempo o poco espacio en sus casas (sobre todo cuando las familias viven en departamentos), el espacio de juego se reduce a lo tecnológico y se descarta el uso del propio cuerpo como instrumento de juego y como forma de relacionarse con pares. Beatriz Bakalarz, prosecretaria del Comité de Familia y Salud Mental de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), opina al respecto que, así, los niños «no tienen cómo liberar y descargar su energía lúdica, que cumple un rol fundamental en la formación y socialización de la infancia»,

En cambio, otros investigadores, como Carolina Duek, del Conicet, creen que «el juego siempre es una relación. Cambiaron los soportes, los formatos, los espacios, pero los personajes, las dinámicas y los dilemas siguen siendo los mismos. Porque lo que hace el juego hoy y siempre es construir vínculos». Esta especialista cambia el foco de la atención y advierte que, en realidad, el problema es que el mercado instaló la idea de que el chico ya no necesita de otro para jugar. «Uno escucha a las madres decir que su hijo tiene el cuarto lleno de juguetes, pero no juega con nada. Los adultos creímos que los juegos reemplazaban a los adultos. Pero fue una ficción de reemplazo. Porque no es el juguete lo que hace jugar a un niño, sino el vínculo que establece a través del juego con otro, sea un par o un mayor. En realidad, fuimos los adultos los que dejamos de jugar»

Por su parte, un tercer factor involucrado entre los causantes de que los niños jueguen menos es el Estado, de acuerdo a lo que indica Ianina Tuñón, responsable de la realización de uno de los estudios citados: «Los niños tienen pocas posibilidades de acceder a juegos de estímulo. La baja participación en actividades culturales o recreativas no se relaciona con la inseguridad o la proximidad. Vemos que no existen propuestas comunitarias para estimular el juego y su aspecto formativo en los sectores medios y bajos. Observamos una fuerte retirada del Estado en este aspecto del proceso formativo y socializador de la infancia».

En Puerto Crianza, y en base a nuestro proyecto pedagógico el cual considera que la primera infancia es el momento más importante en el desarrollo de las personas, implementamos actividades especialmente pensadas y probadas para cada edad y área. Creemos que la mejor manera de iniciarse en diferentes aprendizajes siempre a través del juego y de forma natural.

Por eso, nuestra institución ofrece un servicio especializado para una crianza armónica, plena e integral, en donde cada niño, de acuerdo a su edad, podrá, entre otras cosas, recibir propuestas de juegos que ofrezcan desafíos para la interacción., aprender a compartir con sus pares e incorporar experiencias básicas para futuros aprendizajes.

Vos, ¿formentás que tus hijos jueguen? ¿Cómo juegan y con qué? Y, finalmente, ¿qué pensás sobre las posturas de los diferentes especialistas frente a los resultados de las investigaciones?

Esta entrada fue publicada en Crianza del niño y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.