¿Qué hacer con los celos entre hermanos? (parte 1)

hermanos_celos_puerto_crianzaLuego de recibir toda la atención por parte de sus padres (y, a veces, también en el resto de la familia), la llegada de un hermanito afecta al hijo mayor. Los celos que los chicos sienten por sus hermanos son normales. En esta nota te mostramos algunas estrategias para tener en cuenta en momentos de celos. ¿Qué hacer durante el embarazo y ni bien nace el bebé?

¿Qué hacer durante el embarazo?

Revivir su nacimiento. Mirar fotos y videos de cuando la madre estaba embarazada de él y compartir anécdotas familiares y momentos divertidos con él.

Incluirlo en los preparativos. El hermano mayor puede participar en los preparativos para la llegada del bebé: la ropa, la cuna y el cuarto de su hermanito.

Armar un álbum de fotos e historias sobre la llegada del hermanito en camino, para hacerlo partícipe de su llegada y para mostrárselo una vez que el nuevo integrante de la familia sea un poco más grande.

Despejar dudas. A veces los chicos tienen dudas pero no se animan a preguntar. Está bien sacar el tema a veces y aclarar cuestiones sobre dónde va a dormir el bebé, quién lo va a llevar al jardín a partir del nacimiento de su hermano… u otras cuestiones que puede que sean de su interés.

Ir al médico con mamá. Llevarlo a las consultas médicas y a las ecografías, para que pueda ver las imágenes de su hermanito.

Encontrar un equilibrio entre las compras para los hermanos. La llegada del bebé implica varias compras y regalos para el nuevo integrante de la familia, pero en el medio de todo esto se puede incluir un regalito para el nene mayor de la casa.

¿Qué hacer una vez nacido el bebé?

Es bueno que la mamá se haga un tiempo para compartir alguna actividad a solas con el hijo mayor, sin la presencia del bebé: hacer una compra u organizar una salida al zoológico o al cine sólo para los dos. Lo mismo con el papá.

Invitarlo a que participe de la rutina del bebé: el baño, el cambio de pañales, la hora de hacerlo dormir, etc. Y, si no quiere, no obligarlo a estar presente en esas actividades.

Cuando vienen visitas, que el bebé no acapare toda la atención y que el hijo mayor tenga también su propio espacio.

Esta entrada fue publicada en Consejos para padres, Crianza del niño y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.