Las consecuencias del divorcio de los padres en la salud de los hijos

salud_alimentaria_ninosUn divorcio es una experiencia traumática que no sólo afecta a los miembros de la pareja sino también a sus hijos. Las consecuencias pueden verse en diferentes aspectos de la vida de los niños y, ahora, un nuevo estudio pone foco en las cuestiones relacionadas a su salud.

Un estudio que se publicó recientemente en la revista especializada British Medical Journal, de Reino Unido, indica que los niños de padres separados son más propensos a subir de peso, lo que no sucede en las familias donde los padres padres no se han separado. Así, el estrés emocional que causa un divorcio puede afectar al peso del niño y aumentar el riesgo de obesidad o sobrepeso de los hijos de la pareja.

Los investigadores estudiaron a más de 3.000 alumnos de 127 escuelas de Noruega, en el marco del Estudio Nacional de Crecimiento Infantil 2010 de Noruega. Para la investigación, los científicos se encargaron de medir la circunferencia de la cintura, el peso y estatura de los niños cuya media de edad era de 8 años, para evaluar la incidencia de sobrepeso según la definición de la International Obesity Task Force (IOTF), y de obesidad (abdominal). Además se tuvieron en cuenta factores influyentes, como el nivel de educación de la madre, el origen étnico y la zona de residencia.

Los resultados fueron ordenados de acuerdo al sexo y del estado civil de los padres -casados, solteros, viviendo en pareja, separados y divorciados-.

La encuesta determinó que alrededor de 1 de cada 5 niños (19 %) tenía sobrepeso u obesidad según la definición IOTF, mientras que 1 de cada 10 (8,9 %) tenían obesidad abdominal. Aunque no había diferencias en cuanto al sexo, se observó que los hijos de padres divorciados tenían más sobrepeso u obesidad que aquellos cuyos padres estaban casados: eran un 54% más propensos a tener sobrepeso u obesidad y un 89% más de tener obesidad abdominal. Los niños cuyos padres nunca se habían casado tenían una prevalencia similar de sobrepeso y obesidad que aquellos con padres casados. Y por si había alguna duda, los resultados, especificaron los investigadores, se mantuvieron incluso después de tener en cuenta otros posibles factores.

Pese a todo, hay que tener en cuenta que los autores del estudio no recomiendan leer estos resultados como una simple relación de causa-efecto, ya que no se cuenta con información sobre cómo fue el proceso de divorcio ni se conocen factores de estilo de vida, como la dieta y la práctica de ejercicio.

Otros estudios relacionados sugieren algunas ideas para intentar entender los por qué: menos tiempo dedicado a las tareas domésticas, como cocinar; un exceso de confianza en los alimentos menos saludables y comidas preparadas, e ingresos familiares más bajos. El estrés emocional que causa un divorcio, los conflictos entre los padres, la mudanza, la necesidad de crear nuevas redes sociales o que los niños pueden simplemente ser más vulnerables son otros posibles motivos.

 

Esta entrada fue publicada en Cuidado del niño, Salud del niño y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las consecuencias del divorcio de los padres en la salud de los hijos

  1. raul dijo:

    En muchas ocasiones, por causa del divorcio de los padres, nos niños empiezan a tener problemas de conducta asociados con la alimentación, empiezan a comper compulsivamente hasta llegara tener un peso considerablemente peligroso para su salud. Muchas veces los padres no son conscientes de las consecuencias de sus actos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.