Estimulación temprana: el rol de los papás en la crianza de los hijos

Los primeros años de vida de las personas son los más importantes para la formación de su subjetividad y para aprender muchísimas cosas. Por eso, la estimulación temprana es tan importante.

844975w300Todo lo que recibe un niño en sus primeros años de vida es clave para su futuro desarrollo y su desempeño como individuo. Al respecto, María L. Ageitos, vicepresidenta de la Fundación Sociedad Argentina de Pediatría (Fundasap) y consultora de Unicef, consultada por un medio argentino cree que «lo que lo ayuda a crecer y a desarrollarse está íntimamente relacionado con los ámbitos de crianza». Además, opina que aunque los tiempos cambien, «lo más importante sigue siendo la relación afectiva, el intercambio, el compartir, el sentido de pertenencia».

Hay que remarcar que un niño bien estimulado es aquel que, rodeado del afecto de sus padres, recibe experiencias enriquecedoras que le permiten llegar a los objetivos sorteando obstáculos, y que le promueven su confianza.

Pero a veces, el límite entre estimular y presionar puede ser confuso para los padres. Ante esta riesgosa situación, los especialistas consideran que el mejor camino que un padre puede tomar es el de prestarse como guía. «Ser facilitadores y observadores. El rol es el de acompañar al niño, sin interferir, y estar a disposición cuando él lo necesite. El niño que recibe afecto se siente valorado y merecedor; fortalece, por lo tanto, su autoestima e inteligencia emocional», en palabras de Carolina Micha, psicóloga especializada en estimulación.

lactancia maternaEn esa misma línea se dirige el decálogo del desarrollo psicosocial infantil elaborado por la Oficina Regional de Unicef para las Américas. Allí, entre otros aspectos, se hace foco en el contacto estrecho que el niño debe mantener con los padres antes y en el momento de nacer.
Un claro ejemplo de esto es la lactancia materna: «Es importantísimo en el desarrollo cognitivo, no sólo por poseer componentes esenciales para el desarrollo del cerebro, sino también por facilitar el estímulo y el vínculo del bebé con su mamá y el mundo. No nos olvidemos de que la leche materna asegura un óptimo crecimiento y desarrollo. Hay tres cosas que recomendamos los pediatras, que son upa, mimo y teta; tres cosas básicas y esenciales para los primeros meses«, resume Ageitos.

«Es importante detenernos y pensar cuántas cosas uno puede enseñarle al chico, pero partiendo de cómo es el chico en cuestión, cuáles son sus intereses, de qué manera se acerca a la realidad y cuáles son sus tiempos. Por eso, cuando hablo de estimulación pienso en la motivación y no en aquella persona que le da al pequeño un montón de productos destinados al entretenimiento y al estímulo. Existe una gran diferencia entre facilitarle los aprendizajes y ofrecerle posibilidades de investigar, de promoverle desafíos«, agrega la especialista.

Esta entrada fue publicada en Estimulación temprana y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.