Estimulación temprana: cómo elegir juguetes para estimular la mente de un bebé

Los padres quieren dar lo mejor a sus hijos. Pero siempre habrá un debate sobre lo que es mejor – que los juguetes son los más deseables, qué libros son los más educativa, que los programas de televisión son las adecuadas. Aunque se pueden encontrar decenas de opiniones de expertos, en última instancia, la elección es suya. En este artículo, vamos a buscar la manera de estimular la mente de un niño y la promoción de su desarrollo con juguetes, libros, música, juegos y mucho más.

Estimulación temprana

 
Elegir el juguetes para bebés: muchos juguetes disponibles hoy prometen impulsar el desarrollo infantil, mejorar la inteligencia y promover el aprendizaje. Pero, ¿cuál afirmaciones son verdaderas y cuáles son exageradas? En principio, es importante decir que el más creativo, colorido, y cara de estos dispositivos son útiles a un niño sólo si sus necesidades básicas de alimento, calor, y la crianza se suministran por un adulto amoroso.

El desarrollo de las habilidades que los juguetes fomentan es sólo una parte de la imagen total; los niños deben desarrollar como el total de los seres humanos – cuerpo, mente y espíritu. Tu hijo percibe sus valores por la cantidad y calidad del tiempo que dedican a ello y por sus actitudes hacia imaginativo juego, lectura y música. Tu interacción con tu hijo es más importante que los bienes materiales.
Según la Academia Americana de Pediatría, los padres pueden estar perdiendo dinero si compran juguetes educativos con la intención específica de aumentar el coeficiente intelectual de un niño. Del mismo modo, los dispositivos de aprendizaje hacen poco para avanzar en el comportamiento social. El desarrollo de unas pocas relaciones profundas con la gente hace más para avanzar en las habilidades sociales de su hijo que lo hace cualquier objeto que puede comprar.

Por supuesto, los juguetes son importantes. Todo el tiempo los niños están aprendiendo, y los juguetes de tu hijo son sus herramientas. La mejor manera de utilizar los juguetes es ser conscientes de sus limitaciones – si bien pueden mejorar el desarrollo, nunca pueden sustituir el contacto con los padres.

Muchos de los mejores juguetes son hechos en casa; otros son artículos de uso doméstico en el uso diario general.
Elegí juguetes sabiamente. Sus preferencias comerciales, su presupuesto, y la cantidad de tiempo que tiene determina donde comprar los juguetes. Una forma de mirar el valor real de los juguetes es considerar la cantidad de placer que dan en comparación con su costo. Por ejemplo, vale la pena pagar un precio considerable para un oso de peluche que tu hijo va a arrastrar alrededor de la casa y dormir todas las noches durante varios años. Pero el jack-in-the-box que rompe después de unos minutos de juego es una mala compra a cualquier precio.

También se debe tener en cuenta las preferencias de un niño, que comienzan a llegar temprano y continuar creciendo y cambiando.
Preguntate a vos mismo algunas preguntas cuando se selecciona un juguete: ¿tendré que supervisar su uso? Si tenés que enseñar a tu hijo a usar el juguete, ¿estás dispuesto a encontrar el tiempo? ¿Es el juguete tan frágil o tan caro o tan ruidoso usted restringir el uso de su hijo de la misma? ¿Hay espacio para guardar el juguete?

Estimulación temprana2

Una cuestión muy importante es si el juguete es adecuado para la edad de tu hijo. Los fabricantes dan edades sugeridas, pero tenés que usar tu propio juicio, también, y tu conocimiento de la capacidad de tu hijo para manipular, maniobra, y resolver problemas. El rango de edad que aparece en los paquetes de juguetes a menudo es tan amplio que puede tener la tentación de comprar un juguete demasiado pronto. Hay que recordar que la idea es desafiar la intriga de tu hijo, no frustrarlo. Si un juguete requiere la habilidad y la experiencia de un niño de dos años, será en vano en su un año de edad.

Asegurarse de que es seguro. Por encima de todo, los juguetes deben ser seguros. En primer lugar, asegurate de lo que comprás es un juguete. Algunos adornos y decoraciones, coloridos y atractivos, no están destinados a ser utilizados como juguetes y no están fabricados de acuerdo con las normas para los juguetes. No asuma que todos los juguetes que se ve es seguro, no importa cómo de buena reputación la marca o del negocio que lo venda.
Los juguetes de tu hijo deben ser no inflamable, irrompibles (recordemos que el plástico frágil puede romperse tan fácilmente como el vidrio), y no tóxicos, por supuesto. Deben ser lavables y no deben tener bordes afilados, astillas o clavos que sobresalgan, sin trampas en la que los dedos pequeños pueden quedar atrapados. Tampoco debería ser lo suficientemente pequeño como para que fuesen tragados, y no deben tener partes desmontables que podrían encontrar su camino en la tráquea del bebé, la nariz o los oídos.

Los primeros juguetes de tu bebé deben ser aquellos que despertar y agudizar sus sentidos de la vista, el oído y el tacto. Bucá colores brillantes, sonidos melódicos y atractivos, y texturas interesantes y variadas. Los bebés más chiquitos están fascinados por objetos en movimiento y están dispuestos a tocar, sostener y manipular. Entre tres y seis meses de edad, tu bebé es capaz de agarrar objetos. A los seis meses, le gusta poner un objeto dentro de otro, golpeando y golpeando objetos, la exploración de ellos, y la apertura y cierre de puertas y cajones. Tener en cuenta que durante el primer año, y con frecuencia durante algún tiempo después de eso, los bebés tienden a poner todo a la boca. Así que además de asegurarte de que los juguetes u otros objetos que tu hijo utilice para jugar no puedan ser tragados, fijate que estén limpios.

Esta entrada fue publicada en Estimulación temprana, Formación del niño y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.