Primera infancia: jugar con mamá y papá

Muchas veces dejamos que los niños jueguen entre niños, pero también es importante que los chicos jueguen con sus padres. No sólo afianza el vínculo entre ellos sino que implica pasar mayor cantidad de tiempo juntos. El juego es o debería ser un momento de disfrute pleno para grandes y chicos.

Con las niñas, jugar con las muñecas, a tomar el té, a la mamá, al doctor. Con los niños, a jugar con las figuritas, con la pelota, con los autos; y con ambos sexos a las cartas, los rompecabezas, las escondidas, ir a la plaza. Existen un montón de variadas y divertidas opciones para reencontrarse con los hijos y con el niño interior. De hecho, al jugar, los adultos traemos a nuestra memoria los juegos que jugábamos antes y nutrimos de nuevos juegos a nuestros hijos.

Por eso, recomendamos abrir la puerta para ir a jugar con los hijos. Es decir, tomarse un tiempo y dejar de lado la agenda de actividades, liberarse de responsabilidades para poder aflojarse la corbata o sacarse los zapatos y dejarse llevar para disfrutar en casa o al aire libre de todo lo que implica jugar con los niños: aventuras, risas, diversión y alegría.

Esta entrada fue publicada en Formación del niño y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.