Maternidad: la lactancia y el calostro

maternidad_lactancia_calostro_puerto_crianzaMuchas mujeres desconocen que la primera etapa de la lactancia comienza en la mitad del embarazo, cuando los senos comienzan a producir calostro. En esta etapa de la gestación, los senos se hacen más grandes, la areola se hace más grande y oscura y los pezones más erguidos. Además, las glándulas de Montgomery que están bajo la areola aumentan su tamaño. Los senos están en pleno proceso preparándose para la lactancia.

Después de la expulsión de la placenta comienza la segunda parte de la lactancia. La reciente madre comenzará a producir leche madura dentro de los 3 a 5 días siguientes al parto, por lo cual, durante las dos primeras semanas luego del que el bebé haya nacido, la leche será una mezcla de calostro y leche madura. Cuanta más veces se dé el pecho, más rápido será el proceso de producción de leche madura.

El calostro está lleno de grasas, proteínas y anticuerpos que protegen a tu bebé de infecciones y activan su sistema inmunitario. El aparato digestivo del bebé está empezando a funcionar y sólo necesita esas pequeñas cantidades de alimento.

Esta sustancia es vital ya que todo recién nacido llega al medio ambiente estéril y ni bien nace, diferentes bacterias comienzan a localizarse a lo largo de su cuerpo. Si el bebé está siendo alimentado con calostro tiene una ventaja enorme en comparación de aquel que está siendo alimentado con mamadera. Las cualidades del calostro humano son únicas pues está diseñado especialmente para el desarrollo de nuestros bebés.

Respecto a su delicado y pequeño estómago, es tan pequeño al nacer que con una poca cantidad de calostro es más que suficiente.  Las dosis pequeñas de calostro están diseñadas por la naturaleza para el bebé.

El calostro es fácilmente digerible y sus propiedades laxantes estimulan la salida del meconio, esa primera deposición negruzca del bebé. Al ser expulsado el meconio del intestino, el estómago del bebé crece al tamaño de su muñeca. Este crecimiento ocurre muy velozmente durante los primeros 3 días de vida.

Por otra parte, y no menos importante, la succión por parte del bebé después del parto ayuda a la expulsión del meconio, su primera defecación y también reduce las dificultades que pudiera tener con la ictericia.

Esta entrada fue publicada en Maternidad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.