Cuando la ciencia avanza y los miedos y deseos de control de los papás, también

ciencia_avance_padres_preocupaciones_puerto_crianzaEn el cordón umbilical se encuentran las «células madre», que tienen la capacidad de convertirse en todo tipo de tejidos, órganos y del cuerpo humano. Por eso, y aunque muchos futuros padres no lo saben, el cordón umbilical es considerado un «tesoro» en términos médicos.

Este vital tesoro se puede criopreservar o donar para que sea usado por quien lo necesita (en cualquier parte del mundo). Como cada nuevo avance que se da en el ámbito de la ciencia, muchas veces se generan dudas en las personas, y sobre todo, en los papás que quieren lo mejor para sus hijos.

Consultada al respecto por La Nación, la psicóloga Alejandra Goldschmidt, que se ocupa del acompañamiento de futuros padres, contó que escucha a diario acerca de los miedos ante la llegada de un bebé.

La psicóloga explica que los futuros papás: «Temen no ser buenos padres, no tener el dinero suficiente, temen por la salud del bebé, por las posibles malformaciones, por no saber qué hacer en el momento del parto, etcétera” y que, por lo cual, ella intenta “llevar tranquilidad diciéndoles que el parto es lo más natural e instintivo de la vida y luego hago hincapié en la importancia del amor hacia los hijos; esa es la mejor protección».

A diferencia de lo que afirman los médicos especialistas en transplantes, Goldschmidt considera que algunos avances científicos suman preocupaciones que antes no existían, lo cual no es bueno porque aumenta los temores y la necesidad de tener todo bajo control. «Tengo la sensación de que hacerse estudios cada vez más sofisticados, pretender garantías sobre todo respecto de nuestros hijos, forma parte de una característica de nuestro tiempo: pretendemos tener todo controlado, tecnologizar todo, como si eso garantizara la felicidad. Todo no se puede controlar».

Vos, ¿qué pensás al respecto? ¿Conocías la posibilidad de preservar el cordón umbilical para posibles usos futuros? ¿Y su donación?

Esta entrada fue publicada en Información médica infantil, Salud del niño y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.