El cordón umbilical al nacer el bebé, un tesoro lleno de vida

cordon_umbilical_bebe_vida_puerto_crianzaLas células madre sirven para curar enfermedades de la sangre que sean adquiridas, no hereditarias. Esto es lo que afirman numerosos estudios e investigadores a lo largo y ancho del planeta. El problema es que en la mayoría de las clínicas, cursos de pre parto y etc. se brinda nula o poca información sobre la posibilidad y la importancia de criopreservar o donar el cordón umbilical de los bebés que recién nacen, ya que allí es donde se encuentran esas células tan importantes.

«Las células madre son las constituyentes principales del sistema inmunológico y las que dan origen a los glóbulos rojos que transportan oxígeno a nuestro cuerpo, a los glóbulos blancos que combaten enfermedades y a las plaquetas que cicatrizan nuestra sangre. Estas células son capaces de dividirse indefinidamente y pueden transformarse en células especializadas como las de corazón, las de hígado y neuronas. Además, pueden regenerar completamente la médula ósea y el sistema inmunológico, por eso son utilizadas en trasplantes luego de que el paciente fue tratado con quimioterapia u otros tratamientos radioactivos para destruir células cancerígenas», contó Sebastián Neuspiller, el director científico de un banco privado  de conservación de células de cordón al diario La Nación.

Un dato para ilustrar la situación: en la Argentina se practican unos 800.000 partos anuales y se estima que se guardan menos del 1% de los cordones.

Es decir que el 99% de los cordones se tira a la basura. Consultados por el diario, los médicos explican que en el momento del parto se desecha el cordón umbilical y la placenta, que contienen gran parte de la sangre con células madre que podría ser vital para futuros tratamientos de esta persona o de alguien que sea compatible.

«Es una oportunidad única para ese niño o para un hermano, que tendrá el 50% de posibilidades de ser compatible y poder usarlas», sintetizan los expertos sobre la importancia vital de preservar el cordón umbilical.

Esta entrada fue publicada en Información médica infantil, Salud del niño y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.