¿Qué es la criopreservarcion del cordón umbilical de los bebés?

criopreservacion_cordon_umbilical_puerto_crianzaLa posibilidad de criopreservar (o donar) el cordón umbilical de los bebés recién nacidos es importante por una cuestión médica: allí es donde se encuentran las células madre, esas tan importantes para curar enfermedades de la sangre que sean adquiridas, no hereditarias.

El problema es que en la mayoría de las clínicas, en cursos de pre parto y etc. casi no se brinda información sobre este avance científico para que los padres puedan decidir qué hacer al respecto.

«Las células madre son las constituyentes del sistema inmunológico y las que dan origen a los glóbulos rojos y blancos que combaten enfermedades», explican los expertos.

«Como padres no podemos ponerle precio a la salud de nuestros hijos. Uno ve casos en la tele de chicos que esperan meses o años para dar con alguien compatible por un trasplante. A algunos les llega, otros se mueren antes de conseguirlo. Para nosotros es tener la tranquilidad de que como padres hacemos todo lo que esté a nuestro alcance; saber que si llega a necesitar por alguna enfermedad tiene sus células guardadas», contó una futura mamá en una entrevista con La Nación.

En la Argentina existen dos formas de preservar el cordón del bebé: los bancos privados o el banco público.

Los bancos privados son empresas médicas que se ocupan de guardar la muestra de un bebé para cuando esa persona o un familiar compatible la necesite. El banco público, que se maneja desde el Incucai, se trabaja con un sistema solidario, que implica que las personas donan el cordón para cualquiera que lo precise en cualquier parte del mundo, ya que los bancos públicos forman parte de una red internacional y las búsquedas son mundiales. Todas las personas si necesitan células madre tienen derecho a pedirlo al banco público y desde allí se inicia de inmediato la búsqueda.

En el banco público, la donación no cuesta nada; en los bancos privados se pauta un pago inicial cuando se contrata el servicio, que oscila entre los 6000 y los 8000 pesos según las empresas, y luego una cuota anual de mantenimiento. Sea en un banco privado o en uno público, los expertos coinciden en que «el cordón se guarde o se done, pero que no se tire».

Esta entrada fue publicada en Información médica infantil, Salud del niño y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.